domingo, 24 de febrero de 2013

Carta Abierta a un Madriñelo Ilustre - Hoy: Penélope Cruz (The Madrileñan Dream)


Querida Penélope,

Eres un mujer muy herposa. Pero esa no es la razón por la que el Milodón te ha escogido para su último post en esta casa. Esa sí es, en cambio, la razón por la que te escogieron como musa Pedro Almodóvar o Woody Allen. Y no podemos culparles. Que levante la mano el listo que no se haya acongojado ante la belleza, que no haya perdonado a un guapo cualquier falta por el simple hecho de estar bueno.
En tu caso, Pe, Woody y Pedro te perdonaron la falta de talento interpretativo.

Madrecita


Durante años, el español medio se ha sentido culpable al tener que aceptar a una realidad tan palmaria: eres tan bonita como mala actriz.
El miedo a que nos acusaran del gran defecto del carácter patrio nos ha callado la boca cada vez que te hemos visto pasear sobre una alfombra roja internacional (de Los Angeles a Cannes). Si desde Mario Testino hasta Harvey Weinstein te han dado su bendición, ¿qué clase de ENVIDIOSO se atrevería a decir "pues a mí me parece que es un truño de tía"?

Cuántas cosas callamos por miedo.

Anoche el Milodón vio una película tuya. Una que filmaste mucho antes de emprender tu periplo estadounidense. Se desarrollaba en aquel Madrid de los noventa que se sentía inferior a Barcelona. Aquella ciudad-limbo, que, en medio de de ninguna parte, ya no podía sacar más partido al brillo de la movida de los ochenta y aún no conocía el bling bling galáctico que se abalanzaría sobre la urbe una década después. En aquel Madrid de la medianía costumbrista, donde los taxistas aún sintonizaban Los Cuarenta Principales y los pijos se emocionaban coreando himnos de Mecano, la Gran Vía ya tenía un McDonalds, pero aún no habían arrasado las termitas multinacionales con su apisonadora global toda la calle de arriba a abajo.



Fue en ese Madrid discretamente feliz, razonablemente civilizado, en el que tú, a pesar de ser mala con avaricia, empezaste a familiarizarte con el concepto "fama".

El Milodón no tiene ni idea de cuánto te drogaste -si es que lo hiciste- en esas discotecas pretenciosas con columnas dóricas que se estilaban en tu juventud. Tampoco sabe este plantígrado si eras el alma de la fiesta: una chica joven, loca y despreocupada que estaba deseando seguir al conejo blanco para escapar de la aburridísima realidad de la ciudad dormitorio donde te criaste. Así era como afrontaban la vida Pepi, Lucy, Bom y otras chicas del montón: se ponían del revés con lo que fuese y jamás pensaban si se había hecho tarde para llegar a casa. Sin embargo, algo le dice a este bicho que tú eras más de apuntar correctamente los teléfonos adecuados, adular convenientemente las orejas correspondientes y masticar únicamente las pastillas que te hiciesen crecer. Que a ti te gustan más las fiestas con Bono de U2 que con Kiki D'Aki.


El Milodón no va a ser tan estúpido y cínico como para reprocharte haber sabido medrar.
Una actriz sin ambición es como un Congreso de los Diputados sin ladrones.
Muy al contrario, este plantígrado quisiera felicitarte: gracias a esa excelente gestión de tu carrera entraste por la puerta grande del Kodak Theatre y saliste de él con un Oscar. No sin antes haber conocido bíblicamente a Tom Cruise y haber firmado contratos con L'Oreal y Coca Cola.
Y ahora que ya has sido madre y acabas de cumplir el verdadero sueño madrileño (ser imagen de Loewe) has regresado a casa a tiempo para escuchar los cuartos de tu reloj biológico frente a la Puerta del Sol, llevar a los niños al parque de atracciones y pedirte un Frapuccino en Starbucks. 
La estatuílla la tienes sobre la chimenea del chalet al pie de la sierra de Madrid donde vives con Javier Bardem y que os diseñó un arquitecto galáctico. Y esta noche verás acurrucada sobre un sillón de cuero negro una ceremonia donde te echarán de menos.
Todos sabemos que los domingos no te duchas y cenas McNuggets. Y eso sí que nos da ENVIDIA.

Incluso con pintas chandaleras, seguro que estás bonita, Pe. Eres una mujer magra, como una hamburguesa completa o un churro con azúcar, a la que dan ganas de morder sin contemplaciones.

El hecho de que siendo tan mala actriz hayas llegado tan lejos solo se explica a través del título de aquella película tuya que se desarrollaba en un Madrid discretamente feliz, razonablemente civilizado, tan lejano y tan distinto al de hoy.

Todo es mentira.



11 comentarios:

  1. milodon,
    sé muy, muy, muy feliz lejos de esta casa
    y vuelve, vuelve, vuelve cuando te aburras
    o cuando se te salgan letras por las orejotas
    <3

    ResponderEliminar
  2. Páselo bien, coma mucho y rico.
    Vuelva pronto, Mesié le Milodón.

    ResponderEliminar
  3. VIVA EL MILODON, TE ECHAREMOS DE MENOS, PERO CADA VEZ QUE VEAMOS A PE DICIENDO CON VOZ DE PITO EN UN ANUNCIO DE NINTENDO "QUETECOI QUETECOI" EN LUGAR DE "GET THE COIN" SABREMOS QUE ESTARÁS A NUESTRO LADO, ENTRE LA CARCAJADA, LA PERPLEJIDAD Y, SÍ, LA ENVIDIA

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo!! Dónde te irás ahora? :)
    Vero

    ResponderEliminar
  5. Siento mucho el no poder seguir leyendote, ''eres un lujo tia''.Milodon, vuelve pronto. ¡A mi me hacias feliz!.Adios monstrua

    ResponderEliminar
  6. La debacle bloguista. Just to tell you I´ll miss you baby, good luck, goodbye, Milodon.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, buena suerte y vuelva cuando quiera!

    ResponderEliminar
  8. Te estoy echando de menos ya. Dinos que podremos leerte en otro sitio.

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me gusta Pene en Belle Epoque. Y en Volver no está mal. Pobre Pene.

    Estoy un poco disgustado. No nos puedes abandonar de esta guisa. Pensaremos en ti.
    Matenonymous.

    ResponderEliminar
  10. Querido Milodon: Me pongo en contacto con usted para que me informe,, si va a usted a seguir escribiendo necesito leer algo suyo. Le doy un corto plazo, si no me vere obligado hacer manifestación pidiendole ¡VOLVER!

    ResponderEliminar