martes, 2 de octubre de 2012

El Imperio de los Mamones (Alberto Casillas en el Caixa Forum)


Acero azul

Frente al caos alambicado de las más bien oscuras callejuelas de la Latina, esas que le debemos a  los Austrias (los reyes torturadores que prohibieron a los estudiantes españoles salir de España, a los protestantes leer libros y a los judíos vivir), el Paseo del Prado, tan recto, tan ancho, es como un haz de luz. Y aunque parezca increíble, es una creación borbónica.

Sí, amigos, la misma estirpe que ha sido capaz de inaugurar la Ciudad de las Artes y la Ciencia de Valencia, es también responsable del primer (y último) trazado urbanístico decente de la capital.

El Paseo del Prado es la avenida madrileña predilecta del Milodón por cuatro motivos.

El primero son esos árboles majestuosos que crecen en sus aceras y que dan la sombra más amable y fresca de toda la ciudad en verano y la hojarasca más crujiente en otoño.

Tita Cervera está de acuerdo

El segundo es la Fuente de Neptuno, que, como ya os ha dicho el Milodón alguna vez, es incomprensiblemente menos popular que la Cibeles pero indiscutiblemente más bella (las ruedas del carruaje del dios de los mares tienen un poder hipnótico, no digáis que no).

El tercero es el Ritz, que no el Palace, ese hotel de lujo vencido por el tiempo que no ha perdido la buena costumbre de servir cocido todos los jueves.

Y el cuarto son los museos. Todos. El naval, el del Ejército (que ahora está en Toledo), El Prado, el Thyssen, el Jardín Botánico, el Reina Sofía (que es ya más de Atocha, pero que podríamos considerar en el área de influencia).

Compartiendo gloria con estos templos laicos, donde se rinde culto a la creatividad y a la destrucción humana, está la Cafetería Prado.

Juan de la Cosa
Americo Vespucio
El Cid Campeador
Méndez Núñez
Goya
Velázquez
Murillo
El Bosco
Van Eyck
Sorolla
Ribera
Picasso
Juan Gris
Gargallo
Bacon
Chagall
Dalí
Giacometti
Schiele
Mondrian

Y Alberto Casillas





Hace solo unos días, Alberto Casillas, le plantaba cara a la barbarie simiesca, personificada en un grupo de antidisturbios. Un cuadro que ya hubiese querido plasmar un genial pintor aragonés en sus lienzos más negros.
Alberto Casillas dijo "En mi bar no se entra con porras" y su voluntad se cumplió.

El hecho de que un empresario (aunque sea pyme) con carnet del PP y católico practicante sea capaz de mostrar desacuerdo con el cariz que están tomando las cosas y, sobre todo, hacerlo notar públicamente es algo absolutamente extraordinario en un país en el que nos hemos acostumbrado a pensar que dueños de las empresas privadas, solo por serlo, están perfectamente alineados con la derecha y en sintonía con los preceptos neoliberales más salvajes. Y además, lo están en silencio.

No solo se da por sentado que un empresario va a querer enriquecerse a toda costa y jamás va a tener en cuenta el interés general, sino que además se entiende esto como una cosa legítima, que se puede hacer a la chita callando.
Las termitas devoran la madera.
Las abejas construyen sus panales.
Y los empresarios amasan pasta.


Solo unos metros más arriba de la Cafetería Prado está el Caixa Forum, otro templo laico ubicado en el borbónico y muy ilustrado paseo. El Caixa Forum, amigos que no hayáis tenido la ocasión de acercaros hasta allí, es un centro cultural diseñado por los arquitectos Herzog y De Meuron en el que os da la bienvenida un jardín vertical (o sea, unos setos pegados a una pared) y unas impresionantes escaleras interiores de acero que a veces llevan a exposiciones muy interesantes.

Por ejemplo ahora alberga una sobre el poeta y pintor inglés William Blake que de verdad merece la pena.
Así explican los comisarios de la muestra quién era este hombre:

"William Blake (1757-1827) es una de las figuras más importantes en la historia de la cultura británica. A lo largo de toda su carrera mantuvo que el arte era imaginativo y profético y que no debía ser constreñido por ningún dogma académico, social o religioso. Es considerado un artista integral, ya que fue poeta, pintor, impresor e ilustrador, además de mostrar un marcado compromiso con los problemas sociales de su época. 

Blake creó su propio sistema cosmológico con el objetivo de transportar al espectador a un mundo de ensueño, a un reino mítico donde las fuerzas del bien y del mal conviven en un conflicto eterno. Su arte tiene un claro carácter imaginativo y profético, descrito a menudo como ”visionario”. Inspirado por la cultura gótica y el arte de Miguel Ángel, se distingue por la claridad y la fuerza de sus líneas, que, junto a los colores distintivos de su obra, usaba para expresar energías internas y fuerzas de la identidad humana"


De entre todas las ideas recurrentes en el pensamiento de Blake, cautivaron especialmente al Milodón:
Su condena a la castidad y del matrimonio sin amor
Su defensa del derecho de la mujer a su completa autorrealización.
Y sobre todo
Su idea del bien y del mal como dos energías equivalentes: Blake, que tenía grandes esperanzas depositadas en las revoluciones de su tiempo (la francesa y la america - parece ser que siempre iba por ahí con una gorra roja, en solidaridad con los antisistema gabachos) estaba convencido que más valía hacer el mal por acción que el bien por inacción.

Obra de William Blake titulada 'Satán su gloria original': "Perfecto eras hasta que se halló en ti maldad" (1908)


Es como para quedarse pensando, ¿no?

De entre todos los cuadros expuestos a lo largo de la muestra, cautivó especialmente al Milodón uno que justamente no era de Blake, sino de un autor influído por su obra.

Es de 1884

Ahí lo tenéis.
"Mammon".

Obra de George Frederick Watts representa al dios de la avaricia, que fue ascendido desde el infierno por un lobo, para inflamar al corazón humano con su ansia codiciosa de riqueza.

Si la cara de este ser plasmada en este jpg de apenas 400x300 píxeles es sobrecogedora, deberíais verla a sobre un bastidor de un metro y medio de ancho por dos de alto.

Es la expresión demoledora de la necedad más absoluta: una cabeza jamón de york programada para
amasar sin otro objeto que la acumulación; la mirada de un hombre desprovisto de emociones nobles o de sensibilidad alguna.

El Milodón, tras la descripción del Mamón, aprovecha para recordaros que si podemos estos días contemplar maravillas como esta es gracias a un BANCO. Gracias a la Caixa.
Porque queridos todos: hubo un tiempo en que se consideró que las entidades de ahorro estaban obligadas a evitar la exclusión financiera y a fomentar el desarrollo económico y el progreso de la comunidad.

Si bien esto solo atañe a las cajas de ahorro, existen ejemplos como el de Juan March, un banquero que, además de ayudar a Franco a volar desde Marruecos a la Península para que empezase la guerra civil, donó  a una fundación que lleva su nombre más de doce millones de dólares para promover la ciencia y la cultura.

Y ahora el plantígrado os invita a que penséis qué han hecho gerifaltes como Amancio Ortega, Emilio Botín, José María Aristarían, Manuel Jove, Enrique Bañuelos, Alberto Alcocer o Alberto Cortina (todos ellos año tras año en la lista de milmillonarios de Forbes) para generar riqueza no solo en sus cuentas, sino también en el tejido social.

Dónde están las instalaciones polideportivas, las colecciones de pintura, las escuelas, los teatros, los auditorios, los programas de becas, las cátedras universitarias, los departamentos de investigación, financiados de forma sustancial con sus fortunas.

Estos días, mucha gente de bien se arremolina en torno al Congreso de los Diputados para exigir responsabilidades a los representantes escogidos democráticamente, para gritar con desesperación contra el descalabro de nuestro sistema público.
Se encuentran con el tope de las porras, que Alberto Casillas no quería en su bar y que también son pagadas con dinero de todos.
Pero, ¿qué pasa con la reponsabilidad privada? ¿con el poder de los que no escogimos? ¿con el dinero de ELLOS?








Los mammones permanecen en silencio.
Mejor callar que decir algo que pueda molestar. Prefieren hacer el bien por inacción, que el mal por acción.
Siguiendo el ejemplo de nuestros políticos, se reúnen en secreto, se tapan unos a otros, se parapetan en sus fortalezas.

Parecen haberse olvidado de que la endogamia fue lo que acabó con los Austrias.

8 comentarios:

  1. Como simple homínida me quito el sombrero ante este texto del Milodón, de verdad. Aunque en realidad con el primer pie de foto ya me había conquistado.

    ResponderEliminar
  2. Me fascina tu facilidad para mezclar churras y merinas y que todas parezcan lachas.

    ResponderEliminar
  3. Cierto es que los ricos españoles suelen ser bastante roñosos y que su aprecio por el arte, la ciencia y el progreso generalmente es inversamente proporcional al tamaño de su fortuna.

    ResponderEliminar
  4. Aunque 100 años llegara a vivir / yo no olvidaría las tardes del Ritz...

    http://www.youtube.com/watch?v=kgcsK3x1Uho&feature=related

    ResponderEliminar
  5. ¿De qué van en el Ritz? Los días de cocido en Madrid son los miércoles.

    ResponderEliminar
  6. Sobre Watts hay varios ensayos muy conocidos de Chesterton
    http://www.amazon.com/G-F-Watts-G-K-Chesterton/dp/1602068658

    ResponderEliminar