viernes, 14 de septiembre de 2012

La Generación de los Pucheros (Llorando en el Alsa)

"No quiero"

Va pasando el tiempo, va llegando el otoño, y al Milodón no le acaban de volver las ganas de actualizar a menudo el blog.
Se ha apoderado de él una desilusión paralizante que lucha por vencer.
No quiere instalarse en ese pucherito victimista del que acusan a los de su generación en un manifiesto que ha levantado ampollas firmado por una tal Meredith Haaf.


  • El manifiesto se titula Dejad de lloriquear. Sobre una generación y sus problemas superfluos
  • La acusación es que los 'jóvenes maduros' de hoy somos autocomplacientes, hiperinformados, narcisistas, adictos a la cultura del 'Me Gusta': unos quejicas muy cultos pero muy engreídos incapaces de afrontar los problemas con soluciones reales, adormilados como estamos por las redes sociales. 


De acuerdo, Meredith. Los chicos no lloran, tienen que pelear.

Pero es que ver cómo personajes de la talla de Bertín Osborne vuelven a la parrilla televisiva gracias al buen criterio del nuevo Gobierno provoca una desazón horrorosa. Una desazón solo equiparable a la mala hostia que le genera al Milodón tener que pagar noventa euros de autobús cada vez que quiere salir de Madrid para visitar a sus padres.





Comienza el curso con nuevas caras en la televisión pública.
Comienza el curso con la subida del IVA, que ha sido particularmente lucrativa para ALSA, esa empresa que lleva ya muchos años riéndose de los viajeros del noroeste peninsular (sus rutas imposiblemente lentas, largas o ineficientes son una tortura propia del régimend de Pol Pot) pero que este año ha encontrado la excusa perfecta para convertir a sus viajeros en mártires dignos de canonización.

"En la esperanza de que nos vuelvan a escoger para viajar, les deseamos una feliz estancia en Madrid", dicen a través de la voz de un humilde operario los muy hijos de Satán.
"En la esperanza de que nos vuelvan a escoger" 
¡¡¡PERO SI NO HAY OTRA COMPAÑÍA QUE VAYA A PONFERRADA DESDE MADRID!!!  ¿¿¿A QUIÉN VAMOS A ESCOGER???

En medio del pesimismo que se está apoderando del estado de ánimo de este país semi-intervenido, es inevitable ponerse en plan Mariano José de Larra y encontrar metáforas del desastre español por todas partes. "En la esperanza de que nos vuelvan a escoger" es el nuevo "Vuelva usted mañana".

Ahora debería venir esa parte afectadísima en la que el Milodón, como buen animal político, se pone moralista, profundo, pesao, y establece un paralelismo entre el monopolio autobusero y los abusos de poder del Gobierno y de Europa, o una analogía entre la desvergüenza autobusera y la desfachatez de los grandes poderes fácticos.

Pero no.

Ahora viene cuando el Milodón os dice que dado el indiscutible nuevo auge que están viviendo los Museos de Cera, ha decidido convertir su casa en una galería bizarra: el museo de los regalos de la clase ALSA SUPRA.

Una escobilla limpiadora para el teclado del ordenador.

Una chapa de cerveza gigante a modo de abridor de botellas.

Un clip de dimensiones absurdas concebido para sujetar papeles gullivéricos.

Un diccionario Collins Español-Inglés/Inglés-Español de bolsillo.

Una lamparita de lectura a pilas.

Un pisapapeles imantado coronado con clips metálicos antropomorfos.

Una taza-termo de plástico que no cumple con su función isotérmica.

El club de los poetas muertos y el metacrilato

Todas estas cosas, y muchísimas más -ridículas, absurdas, inútiles- regala Automóviles de Luarca Sociedad Anónima a los clientes que escogen pagar 90 escandalosos euros para no tardar cinco horas y media (distribuidas a lo largo de cinco infernales paradas) en recorrer 380 kilómetros.
Sí, amigos: el servicio ordinario de Alsa (o sea, el que no es Supra) tarda cinco horas y media en recorrer 380 kilómetros.

Mientras que el servicio Supra tarda cuatro.
Cuatro horas a lo largo de las cuales el pasajero recibe:
unos cascos-botón de gama baja para escuchar la película que es proyectada en el habitáculo
una media de dos o tres bebidas (agua, refrescos, café o infusiones)
un bocadillo grasiento de fabricación industrial
un paquetito de frutos secos
dos caramelos
y como colofón
UN OBSEQUIO ABSURDO

Que la única empresa que ofrece una conexión razonable entre la capital de España y las ciudades del norte etiquete como 'Servicio Superior' a un viaje convencional donde el pasajero es cebado con snacks de ínfima calidad es para sublevarse. Pero lo que ya es para ponerse a hacer pucheros son los verdaderos motivos que se esconden tras ese regalo-mofa que se entrega al final del recorrido al viajero.
El Milodón está convencido de que el cuñado del director general de esta ex-asturianísima compañía de transporte tiene un chiringuito especializado en regalos de empresa que se lleva al menos un 5% de los noventa euros que cada viajero paga por recorrer 350 kilómetros en cuatro horas.
Aquí sí que está claro el paralelismo con la situación de España, ¿no?

Si es que por algo se suicidó Mariano José de Larra...




4 comentarios:

  1. pues si pues si, una coña. Aunque teno que admitir que casi me compran con un lote de post-its de todos los colores y tamaños..

    ResponderEliminar
  2. A mí una vez me tocó una funda acolchada para guardar dos rollos de papel de váter.

    ResponderEliminar
  3. Yo digo que regalen muñecos de Warhammer, que así por lo menos la cosa tiene más aliciente

    ResponderEliminar
  4. Muy duro lo de Bertin,,, por lo visto va a tener un programa en la 2 , centrandose en los jovenes,,,, seco me quede cuando me entere..

    ResponderEliminar