miércoles, 29 de febrero de 2012

¿La Muerte del Bar Español?



El lince ibérico. El urogallo. Los 45 días por año trabajado. Y el bar.

5 comentarios:

  1. Pero qué reportaje mmmmás bonito. Y salen cuatro de los camareros más entrañables y con los bares más estupendos que hay. Me han entrado ganas de abrazar la pantalla del ordenador.

    Digo yo, si hay plataformas para evitar desahucios y para que la palabra sostenibilidad entre en la RAE, debería haberlas para evitar crímenes atroces culturales como éste. Cien por cien tolerancia, cero por cien chominadas camperas y pérdida cultural (algo parecido decía un amigo refiriéndose al ¿futurismo?).

    Que le pongan una calle con su nombre a Ivar Muñoz y a David Álvarez.

    Tuya siempre,
    Barbra Streisand
    (aunque me conoces por mi nombre artístico, Sofía)

    ResponderEliminar
  2. Y el españolito, que hasta eso se ha cargado la globalización.

    ResponderEliminar
  3. Hola chiquitines,
    Pues os voy a decir lo que pienso de verdad: me encanta este corto documental bucólico-grasiento que ha hecho el bueno de Ivar. Creo que es bonito y necesario este homenaje al bar de toda la vida.

    Sin embargo, me parece que parte de una premisa absolutamente falaz: los bares de tipo español están MUY LEJOS de desaparecer o siquiera de hallarse en peligro de extinción.

    Otra cosa es que a los hipsters que se compran las camisas en el Chinese Closet y los plimsoles en H&M les guste rodearse de viejos a lo hora de las cervezas en el centro de Madrid.
    Son muy pintorescos los señores mayores, como objetos ornamentales pop. Pero que no les quepa la menor duda a estos hipsters frustrados que están tristes porque les cierran sus bares de aluminio + formica, que parte de la culpa de este éxodo/cierre les pertenece. Ellos, con sus hábitos burgueses (benditos hábitos! eh? El Milodón está muy lejos de renegar de las comodidades del mundo moderno) y sus poderes adquisitivos han ido desplazando a estos especialistas de la caña y la tapa brava y han atraido a los restaurantes de plato cuadrado.
    Estos clientes amantes del 'bar español' no han de sufrir tanto: aún pueden irse irse a los cientos de (bares) de este jaez que aún pueden encontrar muy vivitos y muy coleando en absolutamente todos los barrios de madrid: de Valdeacederas a Carabanchel.

    Los bares "españoles" desaparecen, eso sí, de la Calle Pez y de otras calles de Malasaña.
    Pero no se emocionen, que este fenómeno ni siquiera se puede llamar gentrificación.
    Ya quisiera Madrid tener esa suerte (la de ser gentrificada). No hay dinero ni para eso.

    ResponderEliminar
  4. Y esto, a modo de Bonus Track
    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=nOatrXGc0do

    ResponderEliminar
  5. No solo no desaparecerán nunca, si no que además ahora "los modernos" disfrutan de ese rancio encanto de los bares de siempre. En concreto el de chueca que sale en el video,está siempre hasta arriba.

    La pregunta es... Seguirán los bares españoles en manos de españoles? Porque el otro día encontré uno debajo del rastro, regentado por un chino de perfecto castellano, que servia unas tapas espectaculares !!

    ResponderEliminar