martes, 14 de febrero de 2012

Amor Verdadeiro (Tristán e Isolda)




Este Tristán del que cuento, nunca supo por qué le habían puesto Tristán en el sacramento del bautismo, ni conocía a nadie que se llamara como él. Un tío suyo de Soutomaior, que trabajaba como camarero en un restaurante muy famoso de Lisboa, le decía que en Portugal conocía a dos o tres Tristanes, y todos ellos eran de la aristocracia. Tristán fue a cumplir el servicio militar a León, y allí, en un quiosco compró La verdadera historia de Tristán e Isolda con los amantes muy abrazados en la portada, por una peseta y cincuenta céntimos. Al fin iba a saber quién era aquel Tristán cuyo nombre llevaba. Cuando llegó al terrible final de la historia, con la muerte de ambos enamorados, Tristán García no pudo evitar las lágrimas. Y dio en imaginar que andando por el mundo encontraba una mujer llamada Isolda, y ambos se gustaban, se hacían novios, se casaban, y vivían muy felices en la aldea cercana a Viana do Bolo de donde Tristán era natural. A todos sus compañeros del Regimiento de Burgos 38 les preguntaba si había en sus pueblos una muchacha que se llamase Isolda. No la había. Había alguna Isolina suelta, pero Isolina no era lo mismo que Isolda. Tristán se lamentaba consigo mismo de no dar con una Isolda, porque si no la encontraba en León, donde había tanta familia, ya no la encontraría nunca, dedicado a la labranza en su aldea de Viana do Bolo. 

Un día lo mandó llamar un sargento que se llamaba Recuero. 



-¿Tú eres el que anda buscando una Isolda? Pues en Venta de Baños hay una viuda de este nombre. 

-¿Joven o vieja? –preguntó Tristán emocionado.

-¡No lo sé! ¡Es churrera! –le contestó el sargento.



Tanto tenía metida en su magín la novela famosa nuestro Tristán, que no pudo dudar un instante de que aquella Isolda de Venta de Baños fuese joven y hermosa, y si era churrera, podía seguir con el negocio en Viana, o en Orense capital, donde servían chocolate con churros en los cafés. También consideraba Tristán que si la viuda era vieja, lo más seguro era que tuviese una hija o sobrina joven que se llamase como ella. Tuvo un permiso, y con veinte duros que tenía ahorrados, tomó en León el tren para Venta de Baños. Ya en aquel empalme, preguntó por la churrería de la señora Isolda. Estaba allí al lado, y la señora Isolda despachando churros a un señor cura. Era la señora Isolda una anciana con el pelo blanco, con hermosos ojos negros, la piel tersa, las manos muy graciosas echando azúcar y envolviendo los churros en papel de estraza. Tristán vaciló en dirigirse a ella, pero ya había gastado cincuenta y cuatro pesetas en el billete de ida y vuelta. 



-¡Buenos días! ¿Es usted la señora Isolda?

-¡Servidora! –respondió la amable viejecita sonriendo-. ¿Cuántos le pongo?

-¡Es que yo soy Tristán! ¡Venía a conocerla! 



La viejecita cerró los ojos, y se agarró al mostrador para no caer. Gruesas lágrimas rodaban por sus mejillas. 



-¡Tristán! ¡Tristán querido! –pudo decir al fin-. ¡Toda mi juventud esperando a conocer a un mozo que se llamase Tristán, como el de Isolda! ¡Y como no venía me casé con un tal Ismael!



Tristán saludó militarmente y se retiró hacia la estación, a esperar el primer tren para León. Cuando llegó y subía al vagón de tercera, apareció la señora Isolda, quien le entregó un paquete de churros. No se dijeron nada.
Cosas así sólo pasan en los grandes amores.

Tristán García. En Os Outros Feirantes, de Álvaro Cunqueiro.

3 comentarios:

  1. En Coruña durante muchos años tuvimos a Diego Tristán, el terror del Orzán.(http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2002/11/06/1310901.shtml)
    Ahora entiendo que lo que hacía era ir de pub en pub buscando a su Isolda...
    Como siempre, qué grande Cunqueiro! Como siempre, qué grande Mylodon!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que menciones las calles de mi querida LaCoru. Porque justo a colación de Cunqueiro estuve viendo fotos del gatipedro de Siro... qué cosa más gordina y más adorable....

      Eliminar
  2. Qué grande Cunqueiro, cierto, que decía que el pulpo había que tomarlo de dos en dos trozos

    ResponderEliminar