viernes, 24 de junio de 2011

Casi, un musical (o el Milodón en la Zarzuela)



Las retinas de los niños son como cámaras pinhole.
Agujeros negros muy pequeños abiertos en el centro de un iris colorido que se mueven muy rápido y atrapan en el fondo del globo ocular imágenes que se quedan ahí para siempre.

Los ojos de los críos nunca olvidan.
Y nunca se sabe qué planta va a salir de las semillas visuales que se siembran en la niñez. Lo que parece claro es que a los padres de Hitler y Stalin mostraron los cromos equivocados a sus chavales.

Este niño se llama Adolf. Y no fue a ver a 'Casi'

Y que si los ojos de los niños funcionan como cámaras pinhole que todo lo atrapan, la exposición a cosas bonitas o memorables puede ser recomendable.

Los niños que han ido a ver los fines de semana de junio al Teatro Casa de Vacas del Parque del Retiro la representación en vivo del cuento de Blanca Lacasa 'Casi' no van a poder olvidarse jamás de la historia de esa niña que va perdiendo partes de su cuerpo, que va a buscar sus orejas a objetos perdidos y que con sus partes sueltas construye una nueva cría llamada 'Uy'...

El ilustrador Puño ha construído visualmente la historia. Alberto Mate le ha puesto música. Y el cerebro de los críos habrá generado memorias que serán fuente de inquietudes, aventuras y toletoles el resto de sus vidas.

El Milodón conoció una vez a un tipo que era capaz de hacer una cámara pinhole (o estenopeica) con cualquier objeto hueco. Hasta con la cáscara de un huevo vaciado. ¿Os imagináis? ¿Un huevo en cuyo interior se fijan fotografías?
Antonio no sabía que faltaban pocos años para que sus trucos de mago de la luz se convirtiesen en recetas googleables. Así que cuando se le preguntaba cómo conseguía vaciar el huevo y recomponer la cáscara para poner el su interior la emulsión necesaria para que las imágenes se fijasen, ponía cara de pillo y no respondía.
Sabe dios de dónde venía la obsesión de Antonio por convertir cualquier cosa en una cámara, pero al rememorarlo aquí y ahora el Milodón se ha acordado de que una vez un amigo coleccionista de soldaditos de plásticos le dijo que todos los adultos que coleccionan juguetes lo hacen porque de niños no les dejaban jugar cuando y con lo que querían.
¿De qué privaron a Antonio en su niñez? ¿Nunca le compraron la foto de la orla del colegio? ¿Los fotomatones eran coto vedado para él? ¿Sus primos le robaron su recién estrenada cámara compacta durante el ágape de su primera comunión?

Al Milodón, cuando apenas contaba diez años su tía la llevó al Teatro Jovellanos de Gijón a ver una zarzuela, que por su estructura y su fórmula lírica es en realidad una opereta, titulada 'La Leyenda del Beso'.
Vosotros no lo sabéis, pero todos conocéis esta obra de la que os habla el plantígrado porque Mocedades popularizaron uno de los momentos álgidos del libreto a través de una canción adaptada que titularon 'Amor de hombre'.


Toma 'layering'

El caso es que 'La Leyenda del Beso' cuenta en cuatro actos una historia de amor muy tormentosa en la que se mezclan un matrimonio de conveniencia, una camarilla de gitanos salerosos y unos celos muy pasionales. Es posible que la tendencia al melodrama o incluso la debilidad por lo madrileño del Milodón, hundan sus raíces en el argumento de esta zarzuela.
El bicho no lo podría garantizar al cien por cien.

Lo que sí tiene claro es que la impresión que le causó escuchar a tenores y sopranos cantando y bailando sobre las líneas musicales trazadas por un orquesta sinfónica es la responsable directa de su amor posterior por los musicales y su obsesión por, entre otras películas del género, Cantando bajo la lluvia.
A la vez, esta visita a la zarzuela y el subsecuente amor por los musicales es el origen de un cadena de filias personales.

Así, el vestido verde de Cyd Charisse sobre el fondo rojo de esta escena de Cantando bajo la lluvia guarda una relación directa con el milodoniano amor por los colores brillantes...


... y el cabello color ceniza (perfilado en amarillo) de La Bella Durmiente en esta escena de la primera película que el Milodón alquiló en un videoclub -en formato Beta, dicho sea de paso- tiene que ver con su afición por las mechas rubias...



... mientras que el discurso sufragista de Glynis Johns en esta escena de Mary Poppins -cuyo estilismo (el de Glynis Johns) por cierto, está cromáticamente hermanado con el chaleco de Gene Kelly y los cabellos de la Sleeping Beauty- es la base de algunas ideas políticas inamovibles en la psique milodona ('though we adore men individually, we agree that as a group are rather stupid').



Ni Enrique Reoyo, José Silva Aramburu y Antonio Paso, cuando escribieron el libreto de La Leyenda del Beso, ni Reveriano Soutullo y Juan Vert, cuando lo musicaron, tenían ni idea del bonito lío que iban a armar muchos años después en la cabeza de una niña que además de ser más cursi que una cerda con rímel, nunca agradecerá suficiente a su tía haberla llevado al Teatro Jovellanos.

Blanca Lacasa, Alberto Mate y Puño aún no tienen ni idea de todo el bien que el Señor Rojo y la araña Juanita (ambos personajes de 'Casi') van a hacer en la vida de los pequeños que han escuchado su historia.

5 comentarios:

  1. Mylodón, esteta y estrella. Te queremos!

    ResponderEliminar
  2. Grande, Grande y Grande Milodón!!!
    Usted que se sabía, de memoria, el comienzo de Cantando bajo la lluvia, que hizo un traje con conos a lo Madonna, para su prima y para usted, un verano.... ay Milodón, qué grandes recuerdos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Barcelonaaaa! Creeis en el amor? 'Cause I got something to say about it!!!

    http://www.youtube.com/watch?v=Y7KuxlMVFLQ

    ResponderEliminar
  4. Genial!!!!!!!!!!
    Todavía lo tengo en video!! la pena es que ya no tengo aparato de video para verlo :(
    soy así XD

    ResponderEliminar