sábado, 23 de abril de 2011

FenoManel (Un libro y una rosa)

"Coo Coo Ca Choo!"

Que perdone el amigo bigotudo de arriba (Ferdinand de Saussure, ¿cómo te las apañabas para comer espaguetis?) al Milodón por esta simplificación gilipollesca de sus teorías, pero el lenguaje por si mismo no vale nada.


"Para Saussure la conexión entre el significado y el significante es arbitraria, es decir, convencional, socialmente construida. Con esto quiere decir que no hay ninguna relación intrínseca entre el sonido (significante) y el concepto (significado). La forma más evidente de comprobarlo es que en distintos idiomas un mismo concepto recibe distintos significantes (ej. árbol/tree). Por lo tanto, la conexión entre significante y significado sería producto de la interacción humana"




Hubo un tiempo en que la palabra 'aloumiño', que tanto se parece a 'aluminio' pero que en galego significa 'caricia', le provocaba mariposas ('bolboretas') en el estómago al Milodón, sobre todo si venía acompañada de la palabra 'caluga', que tanto recuerda a 'oruga', y que sin embargo significa nuca.

De la misma manera que constipation no es lo mismo que constipado, no es lo mismo "Dame aluminio, oruga" que "Hazme caricias en la nuca". Y una bolboreta no es un paño que se usa para pasar el polvo.

Ya veis, amigos. El galego, con toda su vernaculez y condición minoritaria, también tiene false friends.


La palabra Majadahonda, en si misma, no habla de familias de clase media-alta residentes en adosados o viviendas unifamiliares, ni del privilegio de una piscina (particular o compartida) en los duros meses veraniegos. ¿O sí?
Si uno escucha 'Alcobendas' piensa primero en Penélope Cruz o en una princesa de barrio que en el municipio con más renta per cápita de la Comunidad de Madrid. Pero esto último es así, gracias a que la pudiente urbanización de La Moraleja está circunscrita al municipio de Alcobendas.




Amar, edificar, servir

Cuando el Milodón llegó a la capital del reino no comprendía por qué a algunos se les hinchaba el pecho al decir que vivían en Pozuelo. Para alguien de provincias, para quien las relaciones entre los significantes y los significados capitalinos aún estaban por constuir, Pozuelo recuerda a 'Pozo del tío Raimundo' -tráfico de drogas, chabolismo, desarraigo-. Y sin embargo Pozuelo es un vivero de pendientes de perla king size y jerseys de colores pastel sobre los hombros atados con un nudo en el centro del pecho. El lugar donde se ubica la sede mundial de los legionarios de Cristo (la Iglesia de Santa María de Caná, que podéis ver arriba).


En la ciudad, el nombre de un barrio convenientemente espolvoreado en una conversación, tiene un poder más evocador y clasificador que una nómina con todo su desglose de retenciones.


Nunca se sabe dónde pueden estar las trampas clasistas del lenguaje. La madre de Kate Middleton dijo que se iba al 'toilet' en lugar de al 'loo' en medio de una conversación con gentes de bien y la lió parda.


Loo es un sustantivo, muy simpático, por cierto, que hace referencia al sitio donde se caga y se mea. Las necesidades fisiológicas, como bien se cita a menudo, no conocen clases sociales.


Los adjetivos sí las conocen. No hay partícula lingüística más clasista que los adjetivos (o los adverbios). Un adjetivo (o un adverbio) puede situar a una persona inmediatamente en el espectro social.
Si escucháis a una mamá en la puerta de un colegio decirle a otra mamá que algo le parece 'bárbaro', tendréis claro en qué barrio no estáis. Si dice 'dabuti' o 'fetén', la cosa se complica: ¿nos hayamos ante una persona de estrato social obrero o ante una pija con el vocabulario molón trasnochado?.Últimamente, el adjetivo/adverbio más de moda entre las profesionales liberales y mujeres modernas en general es 'fenomenal'.

FE NO ME NAL.

'Qué te parece la idea?' 'Uh! Fenomenal'
'Cómo está tu hermana?' 'Ah! Fenomenal'
'Qué tal os lo pasasteis?' 'Uy! Fenomenal'


Fenomenal, en vasco, gallego y catalán se dice igual: 'Fenomenal'.

En Majadahonda, en Pozuelo, en la puerta del Colegio del Pilar no están por la diversidad linguística.
El Milodón sí.

Un buen amigo milodoniano (gallego, por cierto) dice que no soporta a Manel -la banda catalana superventas- precisamente porque cantan en catalán.

Feliz día de San Jordi para él también.

2 comentarios:

  1. Uy reina, este post-in es Fe-no-me-nal!

    ResponderEliminar
  2. Aquí sí que no queda espacio para la duda: quien dice "reina" es Drag Queen. Palabra de Dios.

    ResponderEliminar