martes, 2 de noviembre de 2010

Santuarios Pepinilleros - Entrega 6 - Carlos, Tony Soprano y los pepinillos



Acodado en la barra de un bar berciano, decía un amigo el pasado sábado -parafraseando una reflexión de ese modélico padre de familia llamado Tony Soprano- que el recuerdo es la forma más baja de conversación.

Los mejores pepinillos que uno puede saborear de Despeñaperros para arriba no se pueden encontrar en Madrid. Los mejores pepinillos que uno puede saborear en la mitad norte peninsular los ponen en la barra de La Destilería.

La Destilería es un bar de Ponferrada que regenta otro amigo: Carlos, un tipo que guarda un parecido más que razonable con Tony Soprano. Su bar es un lugar especial que, como muchos bares, es grato para conversar.

El Milodón se agarra al recuerdo del sabroso crujido de los encurtidos de La Desti como las abuelas se agarran al recuerdo de las verbenas.

Puede que la nostalgia sea una estrategia burda, pero es muy socorrida para sobrevivir en la ciudad.

2 comentarios:

  1. Esa frase de Tony Soprano es, sin dudas, lo mejor de los soprano. aún se me erizan los vellos recordándolo sentado a la mesa, furioso como un perro rabioso, diciéndolo. jamás pensé que pudiera encajar en el mismo párrafo junto a la palabra pepinillos. cada día una aprende una cosa nueva en estos pastos prehistóricos tan modernos.

    ResponderEliminar
  2. un verdadero placer Raquel,y un verdadero honor que me saques parecido con ese sociopata que tanto he seguido desde el año 2000, que conocí esa serie :P, un beso y ya sabes cual es tu casa

    Carlos Destileria bar

    ResponderEliminar