jueves, 30 de septiembre de 2010

Anacronismos (o la Mina de Ríos Rosas)


En el Museo Geológico Minero de la Calle Ríos Rosas hay una mina. Una mina con su castillete, su pozo vertical y sus galerías. Una mina parecida a esa a la que bajaban todos los días los cincuenta y dos mineros de Velilla del Río Carrión y los trece de Pozo Casares de Tremor que llevan dos meses sin cobrar, solo que de esta no se puede sacar carbón. De las otras -las de Palencia y León- se puede sacar carbón: el problema es que ese carbón no le interesa a nadie ya.



La mina de Ríos Rosas se llama "Mina subterránea Marcelo Jorissen" ( a los que, como el Milodón seáis bercianos, se os aconseja que cliquéis sobre el nombre de este señor) y se construyó a finales de los años sesenta para que los estudiantes de ingeniería de minas pudiesen hacer prácticas. Hoy podéis ir a verla. Como quien va a contemplar un oso panda al zoo.


Las minas van a desaparecer. ¿Es eso una mala noticia? ¿La desaparición de un oficio esforzado y terrible en el que los hombres se ven obligados a respirar porquería durante jornadas interminables enterrados en la oscuridad para conseguir esas piedras que producen energía? ¿Es una mala noticia la desaparición de una actividad anacrónica?

Un minero

El día 29 por la mañana un tertuliano del programa de Ana Rosa Quintana se reía de las personas que habían optado a ejercer su derecho a huelga esgrimiendo un argumento estilístico: "Las huelgas están pasadas de moda. Son una cosa del siglo XIX". El Milodón se dio cuenta paseando después por las calles de Madrid, cuánta razón asistía a ese parlanchín ciudadano. Con las terrazas del centro de la ciudad cuajadas de gente disfrutando de sus cañas en un día soleado y todas las tiendas abiertas de par en par, era un acto de disciplina propio de un gentleman victoriano tipo Phileas Fogg no dejarse arrastrar por la llamada del consumo. Hasta un amigo sindicalista de la CGT le confesó a este plantígrado antediluviano que después de entrar en un bar de Malasaña a pegar pegatinas de "Cerrado por Huelga General" se pidió un café.

No importa de qué lado os situéis en este debate. Asumamos que todos tienen razón:

-Los que acusan a los sindicatos inoperantes y vividores de haberle lamido el culo al Gobierno y llegar demasiado tarde.

-Los que llaman a Zapatero judas por haber aprobado la reforma más neoliberal de todos los tiempos en un país donde, precarizados los salarios hasta extremos vergonzosos, lo que nos quedaban eran los derechos sociales conquistados al principios de nuestra democracia.

-Los que piensan que las huelgas -y la presión que ejercen sus piquetes- son un tipo de vandalismo urbano y una cosa muy hortera.

-Los que hacen caso al calendario maya y piensan que ya todo da igual porque el mundo se va a acabar en 2012.


El hollín no es 'in'

No importa si pensáis que al fin y al cabo la minería tenía que desaparecer: que ha sido un sector que ha sobrevivido con respiración asistida desde finales de los años setenta.

La mala noticia no es que los mineros sean una especie en peligro de extinción.

El drama es que la valentía, la dignidad y la conciencia colectiva que ellos nos enseñaron hayan pasado de moda.

5 comentarios:

  1. Precioso. Como siempre.
    Una obviedad, por si te hace sonreir...:-)

    http://www.youtube.com/watch?v=pWd35SMlVSA

    M

    ResponderEliminar
  2. "Bajo tan profundo como pudo, allí donde nadie rellenaba ya de aceite las lámparas. Y respiró hondo. Tan profundo como pudo. Abrió la boca para inspirar y amenazó con sus dientes amarillos a las paredes negras. No quiero olvidar nunca esto, dijo. Si algún día salgo de aquí debo poder contarlo"

    ResponderEliminar
  3. Milodón, plantígrado sembrado, cuánta sabiduría en tus palabras milenarias.

    ResponderEliminar