domingo, 18 de julio de 2010

Se me apareció la Virgen (Ciudad Mágica / Montaña Sagrada)


Si Mahoma no va al Nasti, la Montaña va a Pirandhello

El Milodón aún no sabe si le gusta el concepto "sesión" aplicado a la música/noche. En una ciudad cada vez más europeizada, en la que el rigor policial se echa sobre la chepa de aquellos que quieren ofrecer diversión sin licencia y sin restricciones en las horas del cierre, las salas situadas en el centro de Madrid que están autorizadas a abrir hasta altas horas cada vez son menos.

Precisamente porque son contados los locales con licencia para trasnochar, una misma sala, con sus mismas cuatro paredes, la misma barra y el mismo equipo de sonido, se puede transformar en la misma semana en refugio para siete tribus urbanas diferentes, con sus correspondientes siete ambientes. Esto es lo que se llama "sesión". Ese lapso de tiempo en el que, por obra y gracia de un pichadiscos y sus acólitos sonoros, un lugar se transforma en chicha o en limoná.

Me equivoqué de noche en el Elástico y me acabé enrollando con Bimba Bosé

¡Señora! ¿Es usted siniestra? ¡Ándese con ojo y cerciórese en la Guía del Ocio de que en su local favorito no habrá esta noche una concentración de capillitas cantando tonadas de Siempre Así!

Lo más jodido es que Hitler a estos los hubiese salvado de la pira...

El baile de sesiones en Madrid últimamente es tal, que puede usted estar entrando en un bar con el aspecto del CGCB pero con el ambiente de Ministry of Sound.

La cosa de las sesiones es muy moderna, muy berlinesa, pero no favorece nada la mitomanía. ¿Tendría el Penta ese estatus icónico si en sus años de esplendor hubiese sido un garito mutante, con clientela de extrema derecha los miércoles y poetas y diletantes los viernes? El Milodón sabe que al leer esta última frase os ha venido a la cabeza el Libertad 8.

La procesión tradicional del 16 de julio de Nuestra Señora del Carmen de Chamberí, as seen (accidentalmente) by El Milodón.


Iba el Milodón el viernes por la noche hacia una "sesión" llamada Montaña Sagrada que se celebraba en la Sala Pirandhello (una discoteca con decoración setentera que en su día perteneció a esa pareja tan elegante que forman Paz Vega y Orson Salazar) cuando se le apareció la Virgen. Como lo estáis leyendo. El Milodón se encontró que no podría atravesar Santa Engracia porque la calle estaba tomada por una procesión.

Como un fuego fatuo, Nuestra Señora del Carmen de Chamberí miraba al Milodón, iluminada sobre los hombros de los costaleros. El Milodón pensó que menudo susto se debieron de llevar aquellos niños portugueses tan feos de Fátima cuando la Virgen se les aproximó para saludar y de paso profetizar un poco.

Mirando a la orquesta que seguía los pasos de la sagrada imagen tocando canciones populares, el Milodón comprendió el mensaje que aquella imagen había venido a traer: estáis mil veces mejor en la "Sesión Vermú" de las fiestas de un pueblo que en la sesión de moda en la capital. La buena noticia es que Madrid también puede ser el pueblo en cuestión.

Estas chamberileras, que portaban un pendón (con perdón) delante de la Virgen, le dieron permiso al Milodón para ser fotografiadas.

3 comentarios:

  1. XDDDD. Muy bueno, muy bueno.
    Especialmente el detalle del Libertad 8.
    A mí el cambio de sesión que siempre me ha gustado más es el de 8ymedio/darkhole. Si eso no es esquizofrenia que baje dios y lo vea.

    ResponderEliminar
  2. jajaja! siiii
    es que pensaba en eso cuando busqué la foto de Zapatero
    jaja!

    ResponderEliminar
  3. ahora la pregunta es porqué asociabas a mr. sapaterou al ocho y medio

    ResponderEliminar