jueves, 29 de julio de 2010

El mito de agosto u 8 leyendas urbanas madrileñas que es necesario desmontar

Ser mitómano, además de estar muy mal visto, es una putada. Por un lado, los situacionistas críticos nos acusan (a los mitómanos) de creernos las milongas de la sociedad del espectáculo, de ser víctimas de una neurosis histérica colectiva y, resumiendo, de ser unos horteras.

El Milodón, que se rinde fácilmente ante los trucos más zafios de la cultura pop admite que siempre que pasa por la Plaza Mayor de noche mira a ver si está encendida la luz de la casa de Javier Marías, que cada vez que va a degustar el menú del día del Café Gijón (barato y buenísimo, por cierto) se pone tontín imaginándose las tertulias literarias, que la Puerta de Alcalá iluminada de noche le sigue pareciendo una cosa muy bonita y que la visión del skyline madrileño al llegar a casa por la carretera de (L)a Coruña con esos cuatro monumentos florentineros que son las torres de Sacyr Vallermoso hundidas tras el mar verde de la Dehesa de la Villa le produce un nosequé a medio camino entre el sobrecogimiento y la emoción.

Por otro lado, ser mitómano, decíamos, es una putada porque, aunque reporta muchas satisfacciones (excitarse siendo mitómano es relativamente fácil), también nos granjea grandes decepciones.

Ha llegado el momento de la verdad.
Este plantígrado mitómano esdrújulo quiere desmontar hoy algunos mitos madrileños de los que probablemente hayan oído hablar ustedes. Pasen y vean:


Se siente, Álex de la Iglesia

1. Madrid es la única ciudad del mundo donde hay un monumento dedicado a Lucifer (El Ángel Caído del Retiro).
Falso. Junto con Londres y San Francisco, Turín constituye uno de los vértices del triángulo mundial de la magia negra y allí, en la Piazza Statuto, tienen una fuente fuente gigantesca dedicada a los hombres que murieron en la construcción del Freje (el túnel transalpino más largo del mundo) coronada por un ángel siniestro que representa al Príncipe de lo Oscuro. Documentándose para escribir este apartado, el Milodón ha pensado que el pobre Cesare Pavese (quien hace este agosto sesenta años que se suicidó) tuvo que pasar un miedo horroroso en esta ciudad italiana donde hasta hay iglesias malditas donde las parejas no se casan porque eso supone divorcio seguro.




No vale ni como escenario de una coreografía de la Sección Femenina

2. El Gimnasio del Colegio Maravillas es una maravilla
Que si excursiones de arquitectos desde todos los puntos de España y parte del extranjero para ver esta obra magna del racionalismo, que si Alejandro de la Sota alcanzó una cumbre ingenieril con la cubierta de este espacio, que si los miércoles hay visitas guiadas y hay que reservar con mucha antelación. El Milodón os dice: ahorraos el paseo hasta El Viso.




Eso sí: la ensaladilla rusa la siguen haciendo buenísima

3. Los pijos viven en el Barrio de Salamanca y a las dos de la tarde, en José Luis se congregan pibones de familias bien.
Desengañaros. Serrat mentía cuando decía que las muchachas típicas de familias monárquicas, autárquicas, que practican deportes hípicos, educadas por nurses británicas, con veraneos cantábricos en aldea de mar, van a
las dos de la tarde a José Luis. En el José Luis de la calle Serrano a las dos de la tarde sólo queda la vieja guardia: empresarios retirados que aún recuerdan los tiempos en los que la Castellana no estaba asfaltada y el señor del bigotín se asomaba a saludar por los balcones del Palacio de Oriente. A las clases dominantes, que se han marchado en desbandada a urbanizaciones con piscina, ya no les gusta el centro de la ciudad. Si el Marqués de Salamanca levantase la cabeza...




Y los catalanes, ¿qué opinan de esto?

4.Hemingway comió aquí
Evitad cualquier establecimiento que luzca este cartel. Las posibilidades de que os pongan unas infames croquetas congeladas son altísimas. Y la calidad del resto de la carta será directamente proporcional al tamaño de la mentira relacionada con el autor de El Viejo y el Mar. O Hemingway era como los Reyes Magos -omnipresente- o es imposible que haya estado en tantos sitios...



"Mi señora quiere un Vespino Rossi"
5.El Rey va a putas en moto
Esto probablemente es verdad, pero el Milodón nunca lo ha visto.




Me gusta el jumilla

6. Carlos III era un tipo muy ilustrado y muy campechano
Que nuestro borbónico amigo tiene cara de cachondo y chuzas no lo puede negar nadie. Pero no hay que dejarse llevar por las apariencias. El Milodón visitó la semana pasada una exposición titulada Carlos III, Alcalde de Madrid, en la biblioteca Joaquín Leguina (por cierto, espectacular la restauración y remodelación de la antigua fábrica de cervezas Águila, junto a la estación de trenes de Delicias; si tenéis ocasión no dejéis de ir), en la que se explicaba que la principal afición de este hombre era la caza y que odiaba la música. Saquen sus conclusiones.




7. En la estación fantasma de Chamberí hay fantasmas
El Milodón también quiso creerse eso de que en la estación de Chamberí, cerrada durante muchos años, pero visible desde los vagones del metro al pasar por ella, era una especie de ciudad sumergida como la descrita por Fernando León en Barrio, con habitantes de un inframundo del que también formaban parte los fantasmas de Quevedo, Tirso de Molina o Calderón. La realidad, claro, es mucho menos romántica. La línea azul (la 1) dejó de necesitar esta parada, situada entre Iglesia y Bilbao, que fue precintada a mediado de los años sesenta. Cuando los funcionarios de Metro de Madrid se decidieron a hacer limpieza general, se encontraron en las papeleras periódicos del tiempo en que la estación fue clausurada y tickets de entonces.
El lugar es hoy un museo. Y la verdad es que son chulísimos los anuncios de azulejos pintados que aún se conservan y los túneles que mantienen la factura original de Antonio Palacios, el arquitecto gallego que, como Ágatha Ruiz de la Prada, no podía parar de crear.




Silvela: el día que dijiste la sentencia de marras, veías doble

8. "Madrid en agosto, con dinero y sin familia, Baden Baden".
Ni todo el dinero del mundo puede paliar la tristeza de una ciudad desolada, desierta y cerrada. No me vengáis con argumentos poéticos. Salid a la calle a las cuatro y media de la tarde un domingo de agosto y disfrutad del paisaje. Comprenderéis por qué esta frase atribuida a Francisco Silvela ES UNA COCHINA MENTIRA.
Mucho ánimo a los que, como el Milodón, os quedéis aquí.

14 comentarios:

  1. Milodón, genial como siempre! Pero esta última falacia era la que más urgentemente requería una deconstruccion postderridiana... Ya caí en la trampa el año pasado, pero lo que es éste, ¡ahí te quedas Chamberí...! Ya lo siento ya, no os preocupéis, que por lo menos pasa rápido el agosto madriñelo...

    Anónima Matritense

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Mylodown! Lo de José Luis vaya decepción (por cierto, esa canción me encanta pero siempre me pareció que meter esos 'parapapás' a modo de estribillo era una cagada), y lo de la cubierta tengo que ir a comprobarlo...Ponme un piso, si puede ser en El Viso

    Con respecto a lo de agosto: recuerdo aquél de 2003 en que te recogimos para ir a Ponferrada y sólo digo que circulé a 10 por hora por la Castellana sin oír una protesta y aparqué a la primera en plena Plaza de Oriente. Yo soy de los de Baden-Baden. Um beijo

    ResponderEliminar
  3. buenísisisisisiisisisimo!!!!!!

    añadiría que no sólo la calidad de la carta es directamente proporcional al tamaño de la mentira, también lo será la cuantía de la minuta...

    difiero, querido mylodon, en el punto ocho. a madrid le vienen sobrando lo que es un millón de habitantes...

    ResponderEliminar
  4. eyyy!! no desmitifiques lo de la estación fantasma de chamberí. Prueba a quedarte allí una noche....
    JOJOJOJO (http://www.youtube.com/watch?v=ptxd4F91Fao)

    ResponderEliminar
  5. Creo que era en El Cuchi (por la calle Cuchilleros) donde se leía en un cartelote bien grande "Hemingway nunca comió aquí". Lo que no implica necesariamente que sirvieran croquetas caseras, eh.

    Y yo que soy de verano en Madrid desde hace mil años, la única pega que le encuentro - y no es pequeña, la verdad - es que no puedo disfrutarlo con mis amigos porque todos se van a sus malditos pueblos de origen, como en Navidad. Por lo demás, mola mil.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que el verano en Madrid es como esos discos que a la primera no te entran y que luego te preguntas cómo pudiste vivir sin ellos tanto tiempo y cómo no escuchaste todos esos matices la primera o segunda vez...

    Este es, de hecho, mi segundo verano en la capital. El primero plenamente consciente.
    El año que viene, si el Milodón aún vive, hará un post completamente distinto, eso seguro.

    Acostumbrarse a la ausencia de mar es duro, y eso que por aquí se creció en cuenca minera...

    ResponderEliminar
  7. En cuanto a lo del Rey, tengo mis informaciones, que ya compartí contigo, si no recuerdo mal. ;)

    ResponderEliminar
  8. Milodón, que nadie te engañe. Este diplomático, originario de tierras pegadas al océano, lleva quince años quince en Madrid, así que ha pasado algún que otro -muy pocos, de todos modos- agosto atrapado en su asfalto. Es verdad que se está tranquilo y que las gentes resultan más relajadas, e incluso hace algo menos de calor, pero eso no impide QUE NO MOLE NADA! No hay casi nada que hacer y todo el mundo se ha ido (también los amgigos, no sólo los indeseables). Se está mucho mejor cerca de la brisa marina, te lo dice uno que pasará dos días de agosto -incluyendo este- por aquí y ni uno más. Que lo disfrute el que no tenga más remedio, eso sí... Hay que saber sacarle partido hasta a las desgracias, no va a ser.

    ResponderEliminar
  9. Aquí otro fan de Madrid en Agosto.

    Se está re-flaman.

    Aunque te corten una o dos líneas de metro, pero hacerte José Abascal en menos de media hora no tiene precio.

    ResponderEliminar
  10. Cónsul, por patas mañana mismo. El Norte me espera!
    Betacam, me encanta eso de re-flaman.
    Caballero británico,muchas gracias. gran abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Ey! yo tmbién miro si hay luz en la casa de Javier Marías. JAJAJJAJA!!! Pero no está en la Plaza Mayor, sino en la Plaza de la Villa, frente a la antigua 'sede' de Gallardón. Su biblioteca se atisba desde la plaza. Si la luz está encendida regreso a casa tranquilo (o no), porque sé que la 'inteligentsia' de este país está trabajando. :D

    ResponderEliminar