martes, 13 de julio de 2010

Chis-pún (Madrid duerme la mona)

A lo largo de todo el Mundial ha habido algo que le ha parecido tremendamente inquietante al Milodón.

No se trata del sobrecogedor parecido del presidente de la FIFA, el Señor Joseph S. Blatter con ese divulgador de lo fashion llamado Amancio Ortega (Amancio Ortega es a la moda lo que Jacques Cousteau fue a la oceanografía).

"Si vais a Coruña dadle recuerdos a Lendoiro de mi parte"

Tampoco es la sospechosa ausencia de nuestro querido Monarca en las jornadas cruciales de nuestra selección (¿Por qué no acudió Don Juan Carlos a la final?. Hum. Aquí huele a zarajos y gallinejas...).

Ni siquiera hablamos del embolao al que se enfrenta ahora la presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín -Anapatri para los amigos-, quien va a tener que decir adiós con un pañuelito blanco en la mano y lágrimas en los ojos a 15 millones de euros que había prometido a los titulares del "Depósito Selección" (simpático producto de su banco) si la Ídem ganaba el Mundial. Anapatri, aquí entre nosotros: ¿a que lo que pasó es que confiaste en el fato noventayochista y pensaste que España no iba a pasar de cuartos ni de coña? Pues la cagaste.

"Déjame tres pavos para chile con carne"
Rappael de LaGhetto


Lo que de verdad inquietó al Milodón fue la constante presencia a lo largo de todos los encuentros de esos mensajes en chino que poblaban las vallas publicitarias durante los partidos.

¿Qué decían? ¿A quién se dirigían? ¿Si eran anuncios, por qué no contenían un logotipo, el más habitual de todos los recursos gráficos publicitarios? ¿Por qué eran cuatro escuetos caracteres? Está claro que los chinos sólo querían ser comprendidos por chinos ¿Contendrían instrucciones cruciales para espías del lejano oriente? ¿Serían mensajes dirigidos al mundo exterior? ¿Ha visto el Milodón demasiadas veces Contact después de comer?


En fin.
Ha estado bien el regodeo rojigualdo y el rescate de una bandera tantos años secuestrada por el lado oscuro de la fuerza.

Ha sido divertido entrar en el Olimpo de la mano de unos chicos guapos (la mayoría), jóvenes (todos) y catalanes (bastante/s).

Ha sido productivo darse cuenta de que para ser individuo, a veces, hay que formar parte de la masa.

Y ha sido fenomenal jugar con la expresión "La Roja", que cada uno ha interpretado como ha querido (¿habría generado la misma alegre adhesión una selección apodada "La Azul"?).

Elige tu propia aventura

El Milodón se lo ha pasado estupendamente esta tarde esperando en la calle Alcalá al autobús de los héroes.
Pero por el bien de todos, se acabó la fiesta.



7 comentarios:

  1. Como siempre, Milodón, un post fetén, certero y divergente!

    Luego si eso me explicas la etiqueta Verónica Mengoc de anterior... ay.

    Besos a punta pala.

    M

    ResponderEliminar
  2. joder, la persona de arriba me acaba de:
    a. leer la mente
    b. robar las palabras
    c. pisar el comment

    así que:
    a. me reitero: fetén el post
    b. me pregunto: ¿por qué la mengod?
    c. te beso

    ResponderEliminar
  3. tiaaaa!!!! no has comentado nada de nuestro héroe con ventosas...me has fallado....

    ResponderEliminar
  4. Verónica Mengod, musa de Pepe Soplillo y de... El Quiosco! (por aquello de los quiosqueros de Chamberí) Hay qué ver qué chispa tengo!

    Martita tiene razón. Lo del pulpo Paul también fue inquietantito de narices...

    ResponderEliminar
  5. Verónica Mengod, todo un icono de la infancia...

    Una cosa: no sé porqué, pero mi sexto sentido me dice que a la carbonero no le hizo mucha gracia el besete en pleno tajo televisivo.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, Milodon, con estos lectores que tienes, a los que no se les pasa un detalle... ni me había dado cuenta de que Mengod hacía de las suyas en las etiquetas... ahora que, hay que hilar bien fino para llegar a la Mengod...
    Vuelvo a ser la única en rendir un pequeño homenaje a tus pies de foto. Emotivo y conmovedor el de Rappael LeGhetto!! ;-))

    Anónima Matritense

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con Mate. Totalmente.

    Anónima, DelaGhetto es un clásico de la literatura universal. "Carambola por la derecha, carambola por la izquierda..."

    ResponderEliminar