jueves, 29 de julio de 2010

El mito de agosto u 8 leyendas urbanas madrileñas que es necesario desmontar

Ser mitómano, además de estar muy mal visto, es una putada. Por un lado, los situacionistas críticos nos acusan (a los mitómanos) de creernos las milongas de la sociedad del espectáculo, de ser víctimas de una neurosis histérica colectiva y, resumiendo, de ser unos horteras.

El Milodón, que se rinde fácilmente ante los trucos más zafios de la cultura pop admite que siempre que pasa por la Plaza Mayor de noche mira a ver si está encendida la luz de la casa de Javier Marías, que cada vez que va a degustar el menú del día del Café Gijón (barato y buenísimo, por cierto) se pone tontín imaginándose las tertulias literarias, que la Puerta de Alcalá iluminada de noche le sigue pareciendo una cosa muy bonita y que la visión del skyline madrileño al llegar a casa por la carretera de (L)a Coruña con esos cuatro monumentos florentineros que son las torres de Sacyr Vallermoso hundidas tras el mar verde de la Dehesa de la Villa le produce un nosequé a medio camino entre el sobrecogimiento y la emoción.

Por otro lado, ser mitómano, decíamos, es una putada porque, aunque reporta muchas satisfacciones (excitarse siendo mitómano es relativamente fácil), también nos granjea grandes decepciones.

Ha llegado el momento de la verdad.
Este plantígrado mitómano esdrújulo quiere desmontar hoy algunos mitos madrileños de los que probablemente hayan oído hablar ustedes. Pasen y vean:


Se siente, Álex de la Iglesia

1. Madrid es la única ciudad del mundo donde hay un monumento dedicado a Lucifer (El Ángel Caído del Retiro).
Falso. Junto con Londres y San Francisco, Turín constituye uno de los vértices del triángulo mundial de la magia negra y allí, en la Piazza Statuto, tienen una fuente fuente gigantesca dedicada a los hombres que murieron en la construcción del Freje (el túnel transalpino más largo del mundo) coronada por un ángel siniestro que representa al Príncipe de lo Oscuro. Documentándose para escribir este apartado, el Milodón ha pensado que el pobre Cesare Pavese (quien hace este agosto sesenta años que se suicidó) tuvo que pasar un miedo horroroso en esta ciudad italiana donde hasta hay iglesias malditas donde las parejas no se casan porque eso supone divorcio seguro.




No vale ni como escenario de una coreografía de la Sección Femenina

2. El Gimnasio del Colegio Maravillas es una maravilla
Que si excursiones de arquitectos desde todos los puntos de España y parte del extranjero para ver esta obra magna del racionalismo, que si Alejandro de la Sota alcanzó una cumbre ingenieril con la cubierta de este espacio, que si los miércoles hay visitas guiadas y hay que reservar con mucha antelación. El Milodón os dice: ahorraos el paseo hasta El Viso.




Eso sí: la ensaladilla rusa la siguen haciendo buenísima

3. Los pijos viven en el Barrio de Salamanca y a las dos de la tarde, en José Luis se congregan pibones de familias bien.
Desengañaros. Serrat mentía cuando decía que las muchachas típicas de familias monárquicas, autárquicas, que practican deportes hípicos, educadas por nurses británicas, con veraneos cantábricos en aldea de mar, van a
las dos de la tarde a José Luis. En el José Luis de la calle Serrano a las dos de la tarde sólo queda la vieja guardia: empresarios retirados que aún recuerdan los tiempos en los que la Castellana no estaba asfaltada y el señor del bigotín se asomaba a saludar por los balcones del Palacio de Oriente. A las clases dominantes, que se han marchado en desbandada a urbanizaciones con piscina, ya no les gusta el centro de la ciudad. Si el Marqués de Salamanca levantase la cabeza...




Y los catalanes, ¿qué opinan de esto?

4.Hemingway comió aquí
Evitad cualquier establecimiento que luzca este cartel. Las posibilidades de que os pongan unas infames croquetas congeladas son altísimas. Y la calidad del resto de la carta será directamente proporcional al tamaño de la mentira relacionada con el autor de El Viejo y el Mar. O Hemingway era como los Reyes Magos -omnipresente- o es imposible que haya estado en tantos sitios...



"Mi señora quiere un Vespino Rossi"
5.El Rey va a putas en moto
Esto probablemente es verdad, pero el Milodón nunca lo ha visto.




Me gusta el jumilla

6. Carlos III era un tipo muy ilustrado y muy campechano
Que nuestro borbónico amigo tiene cara de cachondo y chuzas no lo puede negar nadie. Pero no hay que dejarse llevar por las apariencias. El Milodón visitó la semana pasada una exposición titulada Carlos III, Alcalde de Madrid, en la biblioteca Joaquín Leguina (por cierto, espectacular la restauración y remodelación de la antigua fábrica de cervezas Águila, junto a la estación de trenes de Delicias; si tenéis ocasión no dejéis de ir), en la que se explicaba que la principal afición de este hombre era la caza y que odiaba la música. Saquen sus conclusiones.




7. En la estación fantasma de Chamberí hay fantasmas
El Milodón también quiso creerse eso de que en la estación de Chamberí, cerrada durante muchos años, pero visible desde los vagones del metro al pasar por ella, era una especie de ciudad sumergida como la descrita por Fernando León en Barrio, con habitantes de un inframundo del que también formaban parte los fantasmas de Quevedo, Tirso de Molina o Calderón. La realidad, claro, es mucho menos romántica. La línea azul (la 1) dejó de necesitar esta parada, situada entre Iglesia y Bilbao, que fue precintada a mediado de los años sesenta. Cuando los funcionarios de Metro de Madrid se decidieron a hacer limpieza general, se encontraron en las papeleras periódicos del tiempo en que la estación fue clausurada y tickets de entonces.
El lugar es hoy un museo. Y la verdad es que son chulísimos los anuncios de azulejos pintados que aún se conservan y los túneles que mantienen la factura original de Antonio Palacios, el arquitecto gallego que, como Ágatha Ruiz de la Prada, no podía parar de crear.




Silvela: el día que dijiste la sentencia de marras, veías doble

8. "Madrid en agosto, con dinero y sin familia, Baden Baden".
Ni todo el dinero del mundo puede paliar la tristeza de una ciudad desolada, desierta y cerrada. No me vengáis con argumentos poéticos. Salid a la calle a las cuatro y media de la tarde un domingo de agosto y disfrutad del paisaje. Comprenderéis por qué esta frase atribuida a Francisco Silvela ES UNA COCHINA MENTIRA.
Mucho ánimo a los que, como el Milodón, os quedéis aquí.

martes, 27 de julio de 2010

lunes, 26 de julio de 2010

Parecidos razonables (o el Síndrome Asimov) - 6 - Hoy: La Velvet y Lori Meyers


Nunca comprenderemos por qué cuando se fueron de Houston Party y reeditaron el disco con Universal renunciaron a esta maravilla de portada (seguro que hay alguna explicación/cotilleo indie de bajura). Tampoco comprenderemos por qué Cuando el destino nos alcance es tan pretencioso.

Al Milodón le produce vergüena ajena el último disco de Lori Meyers.
Sobre todo porque estos tíos son los que hicieron Hostal Pimodán.

Siempre han sido bastante reguleros en directo. Pero son autores de canciones excepcionales.

Aunque alguna que otra debería llevar a Lou Reed en los créditos. Y si no, escuchad esto...


Nuevo Diccionario Madriñelo - Entrada 9

Cómo les jode en La Moraleja pertenecer al municipio de Alcobendas

Moraleja

1. Conclusión moralizante que uno extrae después de pasar el día rodeado de ultraderechistas gentes de bien en una urbanización situada al norte de Madrid. 2. Lugar donde viven Ana Obregón y Paz Vega.
3. Según el libro que no debéis dejar de leer este verano, La Moraleja es como se llamaba la prisión de Palencia. Según cuenta el autor del libro en cuestión, Santiago Lorenzo, los reclusos del centro penitenciario que nunca habían estado en Madrid no pillaban la ironía.

jueves, 22 de julio de 2010

Piscinas en los tejados

Lo creáis o no, hubo un tiempo en que estaba permitido tirarse desde ahí...

Hay un momento sublime durante las vacaciones de todo mortal que en términos metafóricos es comparable a ese instante en que un satélite empieza a moverse con autonomía por el espacio exterior o a ese otro en que un pequeñajo consigue poner en marcha una bicicleta sin ayuda de los ruedines. Es ese momento efímero (que a veces dura varios días, otras apenas unas horas y a menudo nunca llega) en el que se produce la desconexión de los dramas cotidianos. Ese instante en que el mundo deja de ser un ring de boxeo para convertirse en un patio de colegio.

Hay un momento sublime del verano en el que es posible regresar a la infancia.



Cuando el Milodón era niño había un juego de mesa que le llevaba de vacaciones a lugares exóticos. Se llamaba Hotel. Era como el Monopoly pero con edificios tridimensionales que representaban hoteles temáticos de todo tipo: uno reproducía los clásicos rascacielos de Tokyo (el Fujiyama), otro estaba formado por cabañas típicas hawaianas (el Tiki Tiki), otro inspirado en los edificios neoclásicos del parís hausmaniano (L'Etoile)...
Pero el favorito del Milodón era uno llamado Boomerang, con forma de bumerán, claro.
Tenía una piscina en el techo.

¡Una piscina en el techo! En su imaginación de niño, aquella audacia inaudita sí que era un viaje exótico.

La semana pasada el Milodón se bañó en una piscina en un tejado de la calle Zurbano.
Fue como merendar un bocadillo de pan con chocolate después de una tarde jugando en la playa.

lunes, 19 de julio de 2010

Cuaderno de frases encontradas


No es ningún secreto que a veces en los detalles más pequeños residen las cosas más grandes.
El Milodón os recomienda que no dejés de visitar este blog.

domingo, 18 de julio de 2010

Se me apareció la Virgen (Ciudad Mágica / Montaña Sagrada)


Si Mahoma no va al Nasti, la Montaña va a Pirandhello

El Milodón aún no sabe si le gusta el concepto "sesión" aplicado a la música/noche. En una ciudad cada vez más europeizada, en la que el rigor policial se echa sobre la chepa de aquellos que quieren ofrecer diversión sin licencia y sin restricciones en las horas del cierre, las salas situadas en el centro de Madrid que están autorizadas a abrir hasta altas horas cada vez son menos.

Precisamente porque son contados los locales con licencia para trasnochar, una misma sala, con sus mismas cuatro paredes, la misma barra y el mismo equipo de sonido, se puede transformar en la misma semana en refugio para siete tribus urbanas diferentes, con sus correspondientes siete ambientes. Esto es lo que se llama "sesión". Ese lapso de tiempo en el que, por obra y gracia de un pichadiscos y sus acólitos sonoros, un lugar se transforma en chicha o en limoná.

Me equivoqué de noche en el Elástico y me acabé enrollando con Bimba Bosé

¡Señora! ¿Es usted siniestra? ¡Ándese con ojo y cerciórese en la Guía del Ocio de que en su local favorito no habrá esta noche una concentración de capillitas cantando tonadas de Siempre Así!

Lo más jodido es que Hitler a estos los hubiese salvado de la pira...

El baile de sesiones en Madrid últimamente es tal, que puede usted estar entrando en un bar con el aspecto del CGCB pero con el ambiente de Ministry of Sound.

La cosa de las sesiones es muy moderna, muy berlinesa, pero no favorece nada la mitomanía. ¿Tendría el Penta ese estatus icónico si en sus años de esplendor hubiese sido un garito mutante, con clientela de extrema derecha los miércoles y poetas y diletantes los viernes? El Milodón sabe que al leer esta última frase os ha venido a la cabeza el Libertad 8.

La procesión tradicional del 16 de julio de Nuestra Señora del Carmen de Chamberí, as seen (accidentalmente) by El Milodón.


Iba el Milodón el viernes por la noche hacia una "sesión" llamada Montaña Sagrada que se celebraba en la Sala Pirandhello (una discoteca con decoración setentera que en su día perteneció a esa pareja tan elegante que forman Paz Vega y Orson Salazar) cuando se le apareció la Virgen. Como lo estáis leyendo. El Milodón se encontró que no podría atravesar Santa Engracia porque la calle estaba tomada por una procesión.

Como un fuego fatuo, Nuestra Señora del Carmen de Chamberí miraba al Milodón, iluminada sobre los hombros de los costaleros. El Milodón pensó que menudo susto se debieron de llevar aquellos niños portugueses tan feos de Fátima cuando la Virgen se les aproximó para saludar y de paso profetizar un poco.

Mirando a la orquesta que seguía los pasos de la sagrada imagen tocando canciones populares, el Milodón comprendió el mensaje que aquella imagen había venido a traer: estáis mil veces mejor en la "Sesión Vermú" de las fiestas de un pueblo que en la sesión de moda en la capital. La buena noticia es que Madrid también puede ser el pueblo en cuestión.

Estas chamberileras, que portaban un pendón (con perdón) delante de la Virgen, le dieron permiso al Milodón para ser fotografiadas.

viernes, 16 de julio de 2010

Madrid fantasma

"La ciudad da forma a sus vacíos del mismo modo que la música modela el silencio. Por eso, percibir una ciudad por sus vacíos y ausencias mejora la capacidad de descifrarla. El pasado día 11 de Julio y con motivo de la final del mundial de fútbol, un ejército de fotógrafos salió en busca de estos huecos. Más de 350 voluntarios, desde todos los puntos de España, aprovecharon los flujos y masas que se llevaba el fútbol para salir a la calle y retratar un país de ausencias, soledades y abandonos; de huecos y vacíos" (Visto aquí)

miércoles, 14 de julio de 2010

Mazurca por un mimo (o el peor oficio del mundo en un Madrid estival)


Los mimos, como los circos, le crean al Milodón un estado de ánimo muy particular. Por algún motivo no muy fácil de explicar le producen una pena infinita, una lástima solidaria. Esa lastimera solidaridad, en estos días de verano se convierte en un auténtico sentimiento de duelo.

Qué mal se tiene que pasar en la calle Arenal con este calor, embadurnado hasta las cejas de pinturas metálicas y paralizado como si el asqueroso de Gunter Von Hagens te hubiese plastificado.

martes, 13 de julio de 2010

Chis-pún (Madrid duerme la mona)

A lo largo de todo el Mundial ha habido algo que le ha parecido tremendamente inquietante al Milodón.

No se trata del sobrecogedor parecido del presidente de la FIFA, el Señor Joseph S. Blatter con ese divulgador de lo fashion llamado Amancio Ortega (Amancio Ortega es a la moda lo que Jacques Cousteau fue a la oceanografía).

"Si vais a Coruña dadle recuerdos a Lendoiro de mi parte"

Tampoco es la sospechosa ausencia de nuestro querido Monarca en las jornadas cruciales de nuestra selección (¿Por qué no acudió Don Juan Carlos a la final?. Hum. Aquí huele a zarajos y gallinejas...).

Ni siquiera hablamos del embolao al que se enfrenta ahora la presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín -Anapatri para los amigos-, quien va a tener que decir adiós con un pañuelito blanco en la mano y lágrimas en los ojos a 15 millones de euros que había prometido a los titulares del "Depósito Selección" (simpático producto de su banco) si la Ídem ganaba el Mundial. Anapatri, aquí entre nosotros: ¿a que lo que pasó es que confiaste en el fato noventayochista y pensaste que España no iba a pasar de cuartos ni de coña? Pues la cagaste.

"Déjame tres pavos para chile con carne"
Rappael de LaGhetto


Lo que de verdad inquietó al Milodón fue la constante presencia a lo largo de todos los encuentros de esos mensajes en chino que poblaban las vallas publicitarias durante los partidos.

¿Qué decían? ¿A quién se dirigían? ¿Si eran anuncios, por qué no contenían un logotipo, el más habitual de todos los recursos gráficos publicitarios? ¿Por qué eran cuatro escuetos caracteres? Está claro que los chinos sólo querían ser comprendidos por chinos ¿Contendrían instrucciones cruciales para espías del lejano oriente? ¿Serían mensajes dirigidos al mundo exterior? ¿Ha visto el Milodón demasiadas veces Contact después de comer?


En fin.
Ha estado bien el regodeo rojigualdo y el rescate de una bandera tantos años secuestrada por el lado oscuro de la fuerza.

Ha sido divertido entrar en el Olimpo de la mano de unos chicos guapos (la mayoría), jóvenes (todos) y catalanes (bastante/s).

Ha sido productivo darse cuenta de que para ser individuo, a veces, hay que formar parte de la masa.

Y ha sido fenomenal jugar con la expresión "La Roja", que cada uno ha interpretado como ha querido (¿habría generado la misma alegre adhesión una selección apodada "La Azul"?).

Elige tu propia aventura

El Milodón se lo ha pasado estupendamente esta tarde esperando en la calle Alcalá al autobús de los héroes.
Pero por el bien de todos, se acabó la fiesta.



lunes, 12 de julio de 2010

Fiel espada triunfadora / Noble acero toledano


Ni la causa patriotera más fácil despierta tanta aprobación espontánea y tanta empatía como un beso dado con las entrañas.
Hay pocas cosas que necesiten menos explicación racional y menos justificación medida que la alegría, la satisfacción, que nos provoca una historia con final feliz.
El Milodón, de esta noche, tiene claro que no se queda con el gol de Iniesta, sino con el de arriba. Ese choque Majerit / Toletum va a dar más que soñar que la dichosa Copa (que viaja en Louis Vuitton).

Aquí va una historia con final feliz que al Milodón le interesa especialmente porque ya os había hablado alguna vez de sus protagonistas, los quiosqueros de Chamberí, un barrio en el que esta noche es literalmente imposible pegar ojo (es de suponer que como en el resto de Madrid). Estos señores -los quiosqueros, claro- no tienen maletas Vuitton seguro. Como podréis comprobar leyendo el artículo del El País al que se hace link aquí debajo, tampoco les han hecho mucha falta a lo largo de su vida.

¿Superarían Iker y Sara la "prueba del quiosco"? Lean y hagan sus apuestas...

viernes, 2 de julio de 2010

Vacaciones



Ayer en las Picnic Sessions que se celebran este verano en la terraza del CAM2 de Móstoles (y que el Milodón recomienda fervientemente – podéis encontrar más información y consultar el programa aquí) servían Estrella Galicia. Este plantígrado antediluviano aprovecha tal nimio detalle para haceros saber que en los próximos diez días no podrá actualizar. Se irá a disfrutar de sus vacaciones a un lugar donde sólo sirven esa marca de cerveza. En caso de que queráis visitar de nuevo la casa milodoniana, el lunes 12 el bichejo andará por aquí. No es su voluntad abandonar la ciudad. Pero es que cuando Carlos III reurbanizó la Villa y Corte se olvidó de poner la playa.