domingo, 6 de junio de 2010

¡Sevesa!, ¡Sevesa!

Almidonás: esta foto la tomó el Milodón el día de San Isidro, camino de la Pradera.

Alerta preventiva dirigida a todos los ciudadanos de Mandril: los chinos que amablemente os ofrecen latas de birra por la noche en las concurridas calles de Malasaña no son los inocuos vendedores ambulantes que vosotros creéis. En realidad son retenes de la Agencia Tributaria que ofrecen zumo de lúpulo como cebo para la fomentar la actividad recaudatoria.

Buena jugada, Zapatero.

La próxima vez que salgáis por la noche a refrescaros (¿existe otra opción posible si la temperatura ambiental en junio es de 35 grados?) pensároslo dos veces antes de canjear ese eurito por una bebida y pasearos ufanamente con ella por ahí.

Por que os puede pasar como le pasó al Milodón. Que todo el peso de la ley caiga sobre vuestras chepas y os pongan una multaza como esta que véis aquí abajo.


Lo que más le gusta al Milodón es la descripción del delito. Transcripción literal desde el original: "Consumir una lata de cerveza de 33 cl. de marca Mahou".

Este incauto animal desconocía totalmente que caminar por las calles de Madrid con varios centilitros de un refresco fuese una cosa punible. Así que en los primeros cinco minutos de diálogo con los agentes de la Autoridad no podía evitar unas risas de peroquemestáscontando. Las risas duraron poco. El agente que rellenó gentilmente este papelito era tan amistoso como el Hombre de Mercurio de Terminator 2. Y además, informó al Milodón de que la multa son nada más y nada menos que 300 euros. O (atención) unas charlas de "concienciación".

¿Qué temas se tratarán en tales charlas? ¿De qué se nos quieren concienciar? El Milodón está realmente intrigado, aunque se le ocurren algunos posibles epígrafes para la conferencia:

- "Etilismo controlado en restaurantes de cinco tenedores: los pros de la experiencia gourmet"
- "Corrientes de aire nocivas: beber en las plazas constipa"
- "El papel del alcohol en el Motín de Esquilache"
- "La calle es mía: Manolo Fraga y el botellón"

Así que un consejo: si unos polis os paran una noche en la Plaza de San Ildefonso y os invitan a firmar una multa, mejor relajaros y disfrutad. Lo contrario, es tontería.

Visto en la calle Fuencarral

Hoy el diario Público nos contaba en su edición dominical que la Casa Real, el Senado, el Congreso de los Diputados, el Tribunal de Cuentas, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Consejo de Estado y el Consejo General del Poder Judicial disponen de 360 millones de euros de presupuesto para manejar a su gusto sin ningún tipo de control externo.
¿No se les podría poner a ellos alguna multica que otra?

No: los altos funcionarios no pasean con latas de Mahou por Malasaña.

7 comentarios:

  1. ESTAMOS LOCOS O QUE??
    esto es el fin del mundo....
    ahora entiendes mi psicosis al entrar al metro con una lata de cerveza.

    ResponderEliminar
  2. doy fe de la veracidad de todo cuanto se cuenta aquí

    mylodona, piénsalo: unas charlas comecocos ¡GRATIS!

    ResponderEliminar
  3. Esto es el acabose! Y encima te hacen ir a las mismas charlas que a la gente que pillan fumando porros!

    ResponderEliminar
  4. Amigos todos: conforme va pasando el día me voy encabronando más y más. Voy a ir a las charlas como el toro que mató a Manolete.

    ResponderEliminar
  5. en las charlas lo que único que te van a decir es que para la próxima debes comprar estrella galicia no Mahou

    ResponderEliminar
  6. yo que pensaba que esas multas eran como el Hombre del Saco: un invento de los padres... sólo puedo decir que lo siento en el alma, me solidarizo con tu causa, te animo a que no dejes tu afición por la sevesa; y por supuesto, si te decides a acudir a esas charlas, nos subas una transcripción literal de lo que en ellas se aprende.
    cabrones.

    ResponderEliminar