lunes, 14 de junio de 2010

Entre tú y yo (un sms es para siempre)


Estoy como un queso, si o no?

Felipe González se sentó plácidamente en la mesa del salón de su apartamento de la calle Velázquez (Barrio de Salamanca) a desayunar, así, en plan Helmutkohliano, es decir, más ancho que largo, un desayuno continental con crusanes frescos y toda la prensa -nacional e internacional- colocada como un abanico. Era viernes por la mañana, preludio feliz del fin de semana, y se disponía a hacer una de las cosas que más le gustan este mundo -además de los árboles jibarizados y el billar-: leer cosas sobre si mismo. El día anterior había sido el Congreso Conmemorativo del Centenario del Escaño de Pablo Iglesias y, aprovechando que el socialismo español anda como un pollo sin cabeza, había subido al púlpito a hacer un poco el Steve Jobs.

Pero Felipe no encontró grandes titulares con sus mensajes mesiánicos en la prensa del viernes.

Justo cuando estaba dando un primero sorbidito al café, lo tuvo que escupir en modo aspersor. La perla felipista que se encontró enmarcada con comillas de oro era esta: "Hoy más que nunca tienes todo mi apoyo". Por lo visto, esto es lo que le comunicó a través de un mensaje de móvil el ex presidente al actual mandatario español, José Luis Rodríguez, el día que el leonés decidió meterle las tijeras a los funcionarios.

¿A vosotros qué os parecería si un sms alentador, bienintencionado, cariñoso, afectivo, personal, íntimo... PRIVADO en definitiva, que habéis enviado a alguien apareciese a cuerpo 32 y en cinco columnas publicado en los periódicos a la mañana siguiente de haberlo enviado?

Regular, ¿verdad?.

Conclusiones: cuidadín con qué ponéis en los mensajes y cuidadín a quién le dáis vuestro teléfono.

Dichas conclusiones, le han hecho rememorar al Milodón, un momento clásico en la vida del urbanita Pringle. Ya sabéis, pringado + single.

Graham Bell, sin acritud, pero métete tu invento por donde te quepa

Es verano. Salís por la noche. El calor del asfalto recalentado os guía por las calles de la ciudad hasta la puerta de un bar. En el bar las risas de la gente se mezclan el sonido de brindis varios. Alguien1 os presenta a Alguien2. Entabláis una conversación con Alguien2. Alguien2 es agradable. Muy agradable. No tiene mala pinta. Huele muy bien. Y encierra algo misterioso. Le puede la timidez pero eso no impide que le hagan gracia tus chistes. "Alguien que se ríe de mis chistes tiene que ser bastante listo", pensáis con total desfachatez propia de quien ha dejado que el alcohol controle su sinapsis. Alguien2 os cae bien. Bastante bien. Os dejáis acunar por los efluvios del enebro y Alguien2 y tú cada vez hacéis mejores migas.
Tan buenas migas que os váis juntos a comprar una hogaza.

A la mañana siguiente, no sabéis cómo, Alguien2 ha acabado saliendo por la puerta de vuestra casa, con el pelo revuelto y la cara descompuesta no sin antes pronunciar la malbendita frase: "¿Me das tu teléfono?".

Se lo dáis.
Desconfiados, con miedo, contentos.
Y comienza la espera.

Así que esperáis.
En la espera, como pulgarcito, váis recogiendo las miguitas que os llevaron hasta la hogaza.
Las recontáis una y otra vez. "Esta vez sí", os decís. "Esta es la buena", os repetís.
Y venga a recontar miguitas...

Y un buen día, ahí está.

Pi-pi. Pi-pi.

¡El SMS!

Os agarráis al móvil como quien está a punto de caerse por un precipicio y lo leéis:

"Queremos agradecerle
los años que lleva en Movistar.
Le regalamos 25.000 puntos
para que renueve su móvil
antes del 04/07.
Infórmese en 1004"


Bueno. No pasa nada.
El Milodón, desde que Felipe González se separó de Carmen Romero, ya no cree en el amor.


9 comentarios:

  1. Lo de alguien01 y alguien02 se llama la táctica del "te llamaré, te llamaré"...
    Grande, de nuevo.
    Anónima matritense

    ResponderEliminar
  2. Steve Jobs diría al respecto: sigue creyendo, hay que creer, cree, créetelo... ups, repámpanos, o eso lo decía David Copperfield?

    ResponderEliminar
  3. Repámpanos?

    Está claro que eres miembro del Club del Insulto Vintage
    :P

    Yo ya no creo en nada.
    http://www.goear.com/listen/cb26b99/god-john-lennon

    ResponderEliminar
  4. Casualidades de la vida, o no, el día en que escribes este post, genial, como "casi" todos los tuyos ( y digo casi para no parecer la prima pelotas), hace 7 años que cometí el error de creer en el amor y casarme. Hace, día 14 de junio también, 1 año y 4 meses que me divorcié, el día de San Valentín, así que... Prima, yo tampoco creo, la verdad.

    ResponderEliminar
  5. A ti, Milodón!
    Anónima Matritense

    ResponderEliminar
  6. Pues hoy hace tres años justos que ingresé en el club del pringledismo y tan contenta, oiga.
    Bueno, al principio lloré un poco, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  7. Rottenmeier, el pringledismo está bien, pero que le hagan a uno la cucharilla el domingo por la mañana... humm...

    ResponderEliminar