domingo, 23 de mayo de 2010

De Perdidos al Manzanares


Viridharma (bueno, El Perro Andaluz 2010)

Esta noche el Milodón quisiera ser dos cosas que no es: seguidor de Perdidos y forofo futbolero.

¿Por qué, maldito oso antediluviano, plantígrado cabezota, tuviste que empeñarte en quedarte fuera de las conversaciones de tus amigos? ¿Por qué renunciaste a comprender qué coño es eso de la iniciativa Dharma? ¿Creías que poner cara de desprecio cuando los demás hablaban de Jack y la isla te iba a dar más caché? ¿Te creías más listo por no saber diferenciar a Locke de Sawyer? ¿Pensabas que no entender por qué muchos de tus contactos de Facebook lucen hoy un grimoso primero plano de un ojo como avatar te haría especial?
Pues por resabido, sobrado y tozudo, hoy te has quedado sin formar parte de una experiencia colectiva emocionante, de esas que dignifican al ser humano y que le recuerdan precisamente por qué es humano: porque puede crear, porque puede imaginar y soñar.


El Milodón no ha visto nunca Lost. Pero hace ya cuatros años leyó este post en Orsai, el blog de Hernán Casciari sobre "una serie americana" que cada miércoles -o jueves, dependiendo de los husos horarios- conseguía aunar y poner de acuerdo a completos desconocidos en puntos distantes del planeta en aras de un fin superior: elaborar y traducir unos subtítulos de forma altruista y desinteresada. Un puro acto de amor.

Esta noche los seguidores de Perdidos sabrán qué demonios pasa en la Isla. Y el Milódón, aunque no lo comparte, comprende su desvelo.

Lo mismo que -pese a pasar del fútbol big time- comprende la alegría de los forofos del equipo de su pueblo, que a estas horas celebran la alegría de haber subido a segunda división. En tiempo de decepciones, es un consuelo poder seguir confiando en algunos héroes. Aunque sean futbolistas.

Por cierto, que hoy el diario contaba que el corazón del Príncipe Felipe, deportivamente, está en el Calderón, porque se confiesa seguidor del Atlético de Madrid.
Como veis, el Milodón no es el único que pretende ser algo que no es.

PD. Este post va sobre ilusiones. Y no sabéis la ilusión que le hizo al Milodón que uno de sus bloggers favoritos, el Tapir Nicanor, le mandase este cuestionario hace unos días y que lo publicase el pasado viernes. Gracias Tapir!

5 comentarios:

  1. tengo ganas de llorar y me duele la patata de los nervios que tengo :S

    ResponderEliminar
  2. jo, a mi me duele la patata al oír la expresión "me duele la patata"

    :__(

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco he seguido Lost. Vi dos capítulos hace años y... psché.
    Pero ahora que ya terminó, igual me la calzo entera. Sólo por la envidia que puede despertar esto en el resto del mundo...

    ResponderEliminar
  4. Jojojo, esta ha sido una noche épica, es cierto. Y me alegro por lo de la Ponferradina: falta el Pontevedra y ahí están dos equipos por los que se tiene cariño petándolo en segunda.

    Por cierto, el Torroja del Hipódromo era el abuelo de Ana, claro. El que hizo también el puente del Pedrido que se ve de camino a las playas (bueno, y a casa de Chaning y Pe, claro)

    ResponderEliminar
  5. Pataleta, yo es que hasta viví un cisma sentimental por negarme a ver Lost. Si me pusiese ahora sería el colmo. Pero adelante, usted que puede sin remordimientos...

    Vilque, me dice mi hermana que no puede parar de llorar. Carallo con Lost...

    ResponderEliminar