domingo, 30 de mayo de 2010

Sol de España Embotellado (que no deja dormir)

Hay noches que cuesta conciliar el sueño como si los rayos de luz de mil soles entrasen por la ventana. Como si frente a la ventana hubiesen puesto un cartel publicitario luminoso de mil millones de wattios.

El nuevo disco de El Hijo se titula Madrileña. Ésta es una de esas noches.
Y al Milodón le encanta el final de este videoclip.

viernes, 28 de mayo de 2010

Primavera Sound: un Madrid apocalíptico

Tristón sólo quiere un amiguito...

Este fin de semana se celebra la décima edición del Primavera Sound en Barcelona y Madrid se quedará vacío de indies.
Sé que después de leer esta sentencia, la parte final de la frase retumba dentro de vuestras cabezas como una maldición bíblica:

"Madrid se quedará vacío de indies..." (léase con efecto reverb).


Que no cunda el pánico.

El Milodón os propone que pongáis al mal tiempo buena cara, y que como en aquella canción de los Pogues, os situéis en el lado soleado de la calle.

Si, como le ocurre al Milodón, habéis decidido no abandonar la Villa para desplazaros a terreno guardiolo porque no gustáis de las aglomeraciones, porque no os apetece hacer colas de tres horas para comprar tickets intercambiables por cachis calientes, porque no queréis conciertos milimétricamente acotados en los que el espacio para la improvisación o los bises es inexistente, porque os dan mal rollo esas hileras interminables de máquina expendedoras y los suelos llenos de vasos de plástico y botellas vacías, porque el Fórum de las Culturas os parece una explanada de hormigón fría e inhumana rodeada de fábricas equiparable a un decorado de Children of Men...

Joer, qué temón de King Crimson!

...y porque, en definitiva, no creéis en los macrofestivales (aunque el macrofestival en cuestión tenga un cartel absolutamente abrumador e indiscutible) como la forma idónea de disfrutar de la música, aquí se os proponen algunas interesantes ventajas de un Madrid Indie-Free.

  1. El tipo que regula el tráfico humano en la puerta de El Palentino como un gorila de Ministry of Sound podrá irse a casa a atender a su familia. Y a este bar regresará la tribu urbana -proscrita en Malasaña- que nunca debió abandonarlo: los viejos.

  2. No muy lejos del Palentino, en La Mucca, los camareros podrán rebajar su nivel de agresividad. Y por fin será posible sentarse en una mesa sin haber tenido que tramitar permisos con el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Obras Públicas.

  3. Sin abandonar el apartado gastronómico, el viernes y el sábado, al haber menos volumen de negocio y menos ajetreo, se incrementan las posibilidades de que Mirta, la encantadora argentina que regala dulce de leche, tarta de queso y vasos de agua en la Pizzería Mastropiero (calle San Vicente Ferrer) os ponga la pizza con los ingredientes que le habéis pedido y no con los que a ella le salen de los cataplines (se recomienda vívamente la Pizza Gallega).

  4. Por los mismos motivos, el domingo al mediodía, aumenta la probabilidad de que seáis capaces de saborear la deliciosa Egg Burger del HD (calle Guzmán el Bueno) antes de una hora.

  5. Aún en el terreno de la hamburguesa, el Home Burguer probablemente estará cerrado. Le han comentado al Milodón que como sus empleados profesan todos la Fe Moderna han hecho a San Primavera Sound patrono del negocio.

  6. Los Zombie Kids dejarán de enviaros convocatorias absurdas por email.

  7. En la FNAC bajará considerablemente la densidad de chapación, es decir, el número de chapas por metro cuadrado (por cierto, esto no tiene nada que ver con el tema del post, pero ¿es verdad que la FNAC es un lugar de cruising?)

  8. El H&M de Gran Vía estará mucho más triste, pero a cambio se llenará de "Señoras que quieren renovar su fondo de armario".

  9. No habrá que hacer cola en el Nasti ni el el Elástico. En relación a estos locales, decir que descenderá de forma importante la población gay. Chicas: vuestras posibilidades de pillar cacho después de las cuatro de la mañana aumentan exponencialmente.

  10. Y por último, podréis lucir por la Corredera Alta y por la Baja vuestras gafas de montura metálica del año 98 sin miedo a represalias.
¡Ánimo! El lunes, la pesadilla habrá terminado.

lunes, 24 de mayo de 2010

Carta Abierta a un Madriñelo Ilustre 2 - Hoy: David Summers


Querido David,

Tu apellido, Summers, es como la palabra "sherry". Una cosa muy rancia y a la vez muy fresca, exótica y española, muy inglesa pero andaluza (no en vano tu padre era un burgués sevillano de origen británico), que en realidad resume tu esencia misma. Tú, con esa dualidad atractiva y repulsiva de chico malo que es bueno, de tipo pulcro que es sucio, con ese hilillo de voz que lo mismo podría ofrecer ayuda a una anciana desvalida que susurrar indecencias a un oído entregado, eres el verano.

Hay algo luminoso y verdadero en la simpleza de tu obra. Y tras tu sonrisa socarrona -y esa forma de decir "niña"- vive algo satánico: la perfección de un invento diabólico.

Cuando otros de tu generación se esforzaban por construir discursos y arañar vanguardias, cuando los modernos de los ochenta en esta ciudad invertían horas en ese algo sofisticado llamado Movida, tú simplemente abandonaste el local.

Podrías haber levantado los brazos ante la bohemia. Haberte rendido a los irresistibles encantos del elitismo. O haberte dejado devorar por ese monstruo cínico llamado ironía.
Lo tenías fácil: tu familia, en especial tu padre -humorista satírico y director de cine- te había colocado en el lugar adecuado.


Pero ni él era Luis G. Berlanga. Ni tú el niño Carlos.

Así que decidiste tirar por la calle del medio. Y esa calle, que estaba más cerca de Alonso Cano que de Padre Xifré, llevaba irremediablemente al baño de masas. Al éxito sin fisuras.

Lo asumiste con la naturalidad que era de esperar del sacerdote supremo de lo fácil.

Apellidándote verano, sólo podías ser dueño y señor en un mundo donde las cosas, simplemente, funcionan.

Así, tan racional y tan llano, tan limpio y tan guapo, eres como un matrimonio por la iglesia, una hipoteca de las de antes o una suma sin decimales. El pesebrito que nos metieron en la cabeza la madres constitucionales.

domingo, 23 de mayo de 2010

De Perdidos al Manzanares


Viridharma (bueno, El Perro Andaluz 2010)

Esta noche el Milodón quisiera ser dos cosas que no es: seguidor de Perdidos y forofo futbolero.

¿Por qué, maldito oso antediluviano, plantígrado cabezota, tuviste que empeñarte en quedarte fuera de las conversaciones de tus amigos? ¿Por qué renunciaste a comprender qué coño es eso de la iniciativa Dharma? ¿Creías que poner cara de desprecio cuando los demás hablaban de Jack y la isla te iba a dar más caché? ¿Te creías más listo por no saber diferenciar a Locke de Sawyer? ¿Pensabas que no entender por qué muchos de tus contactos de Facebook lucen hoy un grimoso primero plano de un ojo como avatar te haría especial?
Pues por resabido, sobrado y tozudo, hoy te has quedado sin formar parte de una experiencia colectiva emocionante, de esas que dignifican al ser humano y que le recuerdan precisamente por qué es humano: porque puede crear, porque puede imaginar y soñar.


El Milodón no ha visto nunca Lost. Pero hace ya cuatros años leyó este post en Orsai, el blog de Hernán Casciari sobre "una serie americana" que cada miércoles -o jueves, dependiendo de los husos horarios- conseguía aunar y poner de acuerdo a completos desconocidos en puntos distantes del planeta en aras de un fin superior: elaborar y traducir unos subtítulos de forma altruista y desinteresada. Un puro acto de amor.

Esta noche los seguidores de Perdidos sabrán qué demonios pasa en la Isla. Y el Milódón, aunque no lo comparte, comprende su desvelo.

Lo mismo que -pese a pasar del fútbol big time- comprende la alegría de los forofos del equipo de su pueblo, que a estas horas celebran la alegría de haber subido a segunda división. En tiempo de decepciones, es un consuelo poder seguir confiando en algunos héroes. Aunque sean futbolistas.

Por cierto, que hoy el diario contaba que el corazón del Príncipe Felipe, deportivamente, está en el Calderón, porque se confiesa seguidor del Atlético de Madrid.
Como veis, el Milodón no es el único que pretende ser algo que no es.

PD. Este post va sobre ilusiones. Y no sabéis la ilusión que le hizo al Milodón que uno de sus bloggers favoritos, el Tapir Nicanor, le mandase este cuestionario hace unos días y que lo publicase el pasado viernes. Gracias Tapir!

viernes, 21 de mayo de 2010

Parecidos razonables - 4 - Hoy: ¿Quo Vadis, TAB?



Echando un vistazo a las buenísimas fotos que publica la revista Plástica en su entrevista a los -muy queridos y admirados por el Milodón- Triángulo de Amor Bizarro, se confirma el espectacular parecido del batería de la banda gallega con Peter Ustinov.




Impresionante también el parecido de este clásico de Harry Nilsson



con este temazo de Julius, aka GOAT (Greatest of all Times)



En fin. Que hoy es viernes. No se olviden de vivir.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Cita en Génova: Garzón, José Antonio y James Earl Jones



Si descubrieseis que Darth Vader, Señor Oscuro de los Sith, Supremo Comandante de la Flota Imperial, Ejecutor Militar, Líder de la Legión 501 y del Escuadrón de la Muerte, no tiene una voz profunda y clara como la de Constantino Romero (inciso: cerca de 20.000 usuarios de Facebook creen que Dios habla como el presentador de El Tiempo es Oro), sino que habla con un falsete como el de Jimmy Sommerville, ¿cómo se os quedaría el careto?

"No-ci-llaaa"

Pues seguramente que como se le quedó al Milodón el día que escuchó hablar por primera vez a Baltasar Garzón. Sí, amigos: el látigo de dictadores sudamericanos, etarras, grupos antiterroristas y narcotraficantes, el incasable paladín de la justicia internacional y transnacional, el pelo más sexy de toda la Audiencia Nacional ... ¡tiene voz de pito!.
Vosotros, diréis: pero si este hombre consiguió quitarle el sueño durante un buen rato al cerdo Pinochet, ¿a quién le importa su timbre de voz?

Y tenéis razón.


El otro día, al salir del trabajo, el Milodón se dio cuenta de que justo delante de la Audiencia Nacional, en el 22 de la calle Génova, una placa de granito con un bajorelieve rollo artdecó recuerda: "Aquí nació José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española".

Irónico como un superjuez con voz de pito.

viernes, 14 de mayo de 2010

Nuevo Diccionario Madriñelo - Entrada 6


Visto en Ríos Rosas. Por cierto, ¿a vosotros también os gustaban los rotuladores Staedtler?


Tucacas

1. Catastrófico (y escatológico) branding aplicado a una tienda de bellas artes y manualidades. 2. Homenaje inconsciente a Gigatrón. 3. ¡Que viva San Isidro! ¡Feliz fin de semana!

martes, 11 de mayo de 2010

Aerofobia Vintage (el pañuelo de Berhanyer y el mosqueo de Eyjafjalla)




¿Qué hay que hacer para que un negocio triunfe en Madrid? Roberto, el loco de pelo rojo, dice tener una fórmula infalible: hay que ponerle el adjetivo vintage en algún lado, y arreglado.

Eso es el equivalente a decir que para que un tío feo o tirando a normal parezca guapo o tirando a interesante lo único que hay que hacer es dejarle barba: una generalización injusta pero tirando a cierta.

Rojo Rob es el Tío La Vara del papanatismo y con su látigo implacable fustiga al Milodón, que no puede evitar flipar en colores siempre con tiendas/bares/establecimientos varios donde la estética flea market es imperante.

Una lámpara con tulipa azul por aquí, un bodegón de flores al óleo comprado en el rastrillo por allá, un sillón de terciopelo verde por acá y una mesa de formica con forma elíptica acullá y ya tenemos la fiesta montada. Ríete tú del atrezzo de Los Abrazos Rotos.

Pe: muy buena elección. Yo también me habría quedado con Lluis Homar

Puede ser que los prejuicios del Rober hacia la naftalina tengan cierto fundamento: la gente le echa mucho morro y el Milodón ha visto una selección de prendas de segunda mano más decente en la tienda Humana de Ríos Rosas que en algunas de esas autodenominadas vintage de Malasaña.

Pero hay dos all time favourites indiscutibles de la antigüedad fashion madrilata.

Si de pequeños heredabais ropa de vuestros primos y nos os importa sudar sobre sudado, no ignoréis estas dos direcciones.

  1. Corachán y Delgado. Un lugar mágico (y bastante caro) donde es posible encontrar piezas antiguas (y alucinantes) de Dior, Lanvin, Balenciaga, Pucci, Pertegaz además de prendas anónimas que parecen sacadas de un sueño húmedo de Imelda Marcos.¿Dónde está? En la calle Barco, número 42. En la misma acera donde se encuentra el que es, oficialmente, el peor garito de la ciudad (después de Destino Gran Vía, claro).

  2. Lotta. En Hernán Cortés, frente a uno de los templos del afterhourismo de la Villa, el homónimo Hernán Cortés, y al lado de esa librería que tanto nos gusta llamada Pantha Rei, está esta tiendita donde la selección de vestidos de fiesta usados de los sesenta y setenta es más que interesante.
En este sitio precisamente el Milodón se compró recientemente uno de los pañuelos que Elio Berhanyer diseñó para el uniforme de las azafatas de Iberia.

Cágate, Nancy Sinatra

¡Ah, qué tiempos aquellos, los de Elio! Cuando el espacio aéreo era una balsa de aceite, un piélago de paz, un lugar reservado a los pocos privilegiados que se podían costear un billete de avión.
En aquellos tiempos, en los trayectos aún daban de comer incluso fuera de la clase bussiness.
Y el cielo era una especie de Walhalla donde las walkirias lucían complementos de seda atados al cuello y guantitos de cuero en las manos.
Normal que el Dios Eyjafjalla estuviera más contento que unas pascuas durmiendo un sueño eterno. La pesadilla low cost no había llegado a occidente.


Nadie tiene nada en contra de que se popularice el viajar y que todos podamos acceder a las maravillas que este mundo nos ofrece. Pero a lo mejor tampoco es cuestión de que cada ciudadano de este planeta sea un Phileas Phogg en potencia, ¿no?.

El Milodón está convencido de que el volcán islandés Eyjafjalla intenta decirnos algo.

A lo mejor es que vio este vídeo en el que se representan 48 horas del tráfico mundial aéreo en el que cada segundo del vídeo equivale a 20 minutos y cada punto amarillo es un vuelo con al menos 250 pasajeros y se mosqueó.


Eyjafjalla, como el Milodón, no entiende cómo es posible que a alguna gente le guste tanto volar. Y sobre todo, cómo puede haber peña que se duerma durante el despegue.

¿Qué clase de pervertido se mete feliz, junto al menos otras cien personas, en una cápsula de hierro en la que el ritual de bienvenida son unas instrucciones para morir con dignidad?

¿Qué tipo de incauto se sube a un aparato que se desplaza a 800 kilómetros por hora a 11.000 pies del suelo y no se siente al menos un poco inquieto?

¿Hay alguien a quien le gusten los aeropuertos, esas estaciones de autobuses del siglo XXI?

Haberlos hailos.

El Milodón conoció una vez durante un vuelo a una ejecutiva agresiva que estaba enganchada al programa Iberia Plus y que devoraba millas sin ton ni son sólo con el fin de conseguir puntos para pasajes de avión gratis. Era la Tricky del Queroseno.
Y clicando sobre este link, podréis encontrar el relato en primera persona de un español al que le regalaron un vuelo en Concorde y lo vivió como un orgasmo. Si clicáis sobre este otro, podréis saber cómo terminó sus días el maldito avión supersónico (¡es que a quién se le ocurre!).

A estas alturas no hará falta aclarar que el Milodón padece una aerofobia (que no aerofagia) galopante.


Y ya sabéis, cuando uno padece aerofobia, siempre viene el listo de turno que para tranquilizar suelta eso de que, estadísticamente, el avión es el medio de transporte más seguro que existe porque anualmente muere mucha gente menos en accidentes aéreos que en accidentes de tráfico.

Eso es como decir que el trabajo más seguro del mundo es el de especialista de Hollywood porque, estadísticamente muere mucha menos gente sorteando explosiones sobre una moto de trial en el rodaje de una película que en el sector de la construcción.

Además, cuando vienen turbulencias, ¿a quién coño le importan/consuelan las estadísticas?

El Milodón únicamente os puede decir que ahora, cada vez que va a tomar un avión, cruza los dedos para que Eyjafjalla esté de malas y cierre con sus cenizas el espacio aéreo.

Si pudiese, el Milodón sólo viajaría en tren. Eso sí que es vintage.

viernes, 7 de mayo de 2010

Fin de Semana en la Jungla (o qué trabajo da ser Pringle)

Si en el post anterior os sentisteis reconocidos en el drama generacional del que se hablaba, quizá os guste saber que hoy el Milodón ha acuñado un término relacionado.

El término es "Pringle" y resulta de la suma de "Pringado" + "Single".

Por cierto, se comenta que vuelve el grunge.

Si queréis renovar vuestro fondo de armario para responder sin defraudar a esta nueva (vieja) tendencia, y además tenéis un alma un poco Pringle, el Milodón os recomienda que volváis a ver este peliculón de Cameron Crowe.


Y no tenemos más que añadir.

martes, 4 de mayo de 2010

Que 16 años no es nada (ni nada)



Entre esto

y esto

no sólo hay una distancia de muchísimos kilómetros (porque el video clip de la primera canción fue rodado en algún lugar de Andalucía y el de la segunda en el desierto de Puebla, México). Hay, además, una separación de 16 años. Ahí es nada.

Superchocho: vintage del bueno.

Últimamente cuando el Milodón va a conciertos en Madrid (Sala Sol - entrañable, Sala Caracol -desangelada, Sala Heineken - infernal, Siroco - mítica, Nasti - el antrazo por antonomasia, Fotomatón - el mejor bar de Madrid, con el peor fucking sonido) todo el mundo le parece mayor.

Y cuando decimos "mayor" no nos referimos a que en todo el mundo se reflejen signos más o menos ambiguos que puedan denotar la llegada de la edad adulta (como podría ser por ejemplo pedir una copita de Ribera del Duero al entrar en una tasca en lugar de una caña de Mahou).

¿Ya no vas a bares sino que frecuentas vinotecas? Cuidadín, podrías estar envejeciendo.

Si el Milodón dice que la gente le parece mayor es porque ha detectado entre sus iguales -como en el anuncio de Liposomial- flaccidez, descolgamiento, barrigas indisimuladas en indisimulables y alopecias del mismo jaez.

Se tiende a pensar, en este tipo de situaciones, que la cosa no va con uno. Sobre todo las primeras veces. "Yo soy (o parezo) más joven".


Pero entonces vas a un concierto de Fran Nixon y te encuentras cantando emocionado junto a un buen número de incautos a una chica que lleva ortodoncia o a otra que trabaja en Inditex. Y te preguntas si tú tendrás la misma pinta de pedófilo que todos esos paisanos calvos que te rodean y que dicen a grito pelao (y sin ningún rubor): "Tienes que ir al dentista/ para una revisión / van a tener que ponerte un aparato dental / No tendrás que sufrir / no tendrás que sufrir / verás lo guapa que estás" o "Erasmus borrachas / que llevan sandalias / y tú vas corriendo / el primero a mirarlas".


Después apareces en un recital de The New Raemon, te encuentras más o menos con la misma audiencia y te das cuenta de que a ti, como a ellos, se te pone la piel de gallina cuando te hablan de situaciones que te suenan familiares: de rupturas insalvables ("Tú a Bailén/ yo a Vallfogona/ ya no se aceptan más bromas/ tú me hablas de colchones / yo te agobio con canciones"), del miedo a volver a enamorarse y cagarla ("Distancia prudencial/ la pena capital/ La poca inclinación a dar muestras de afecto/ nos va a devorar esta vez") y de cómo las vida está llena de chistes "que no tienen puta gracia".

Es en ese momento cuando llegas a dos conclusiones:

a) Muchos cantautores españoles mayores de treinta años que se dejan barba parecen terroristas islámicos.

b) Efectivamente, ni eres más joven que la gente que te encuentras en los conciertos ni lo pareces. Simplemente porque formas parte de la misma generación.

"Me están buscando las cosquillas estos indies españoles..."

Sí, amigos. Esa generación que nació con la Constitución y que tan bien define aquí debajo Rosa León, aquella otra cantautora de referencia para nosotros, niños post-franquistas, herederos del landismo, modernos de camiseta de rayas, esclavos de Aramburu, aprendices de J. Nosotros, pringaos:


Pese a lo que Rosa León pueda decir, el Milodón no habla de Peter Panes.
Peter Pan deseaba dejar de crecer. Pero los de nuestra generación no hemos tenido elección.
No nos han dejado hacernos mayores.
A nosotros, licenciados, sobrepreparados, intelectualoides, nos ha retrasado el crecimiento a base de una dieta especialmente preparada en suelo patrio, rica en contratos precarios, salarios ridículos y desprecio a nuestra formación.

Al menos parece que esa dieta nos ha hecho melómanos.

Hace dos días el Milodón recibió un email de la prima María en el que le contaba que unos amigos estaban buscando grupos españoles de más de veinticinco años "para un documental". La verdad es que el Milodón se puso a pensar y, en realidad, no era capaz de pensar en grupos españoles cuyos miembros tengan menos de veinticinco.

¿Está la escena musical de este país envejecida?
El Milodón no lo dice porque los gurús del tonti pop se hayan dejado domeñar y sean a estas alturas hombres (y mujeres) de provecho que rigen los destinos mediáticos de este país. Ni porque el gran acontecimiento lírico de la semana en esta ciudad sean siete conciertos consecutivos de Hombres G (verídico). Ni siquiera es que Josele Santiago se case...
¡Es que hasta el chaval de Papá Topo es ya un señor!

"Hum..."


Otra María, ésta una amiga de Lugo, le decía hoy al Milodón con una copita de Ribera del Duero en la mano: "Los de nuestra generación tenemos todas las de ganar con la crisis. Nos estábamos apalancando".

Después de comprobar este sábado en el Festival do Norte que, dieciséis años después, el sonido de los conciertos de Los Planetas es impecable y que a Jota hasta se le entiende lo que dice, a lo mejor es verdad que algo está pasando. El tiempo.