lunes, 12 de abril de 2010

Lo que nunca se contó del Rockola

"Pues yo no he sido"

Este viernes en un bar de La Latina en el que olía a chotuno, Lila -muy versada en noches madrileñas- le confesó al Milodón que ese caldofrán no eran nada comparado con el hedor que siempre le acompañaba en su local favorito de juventud: "Llevo grabado en el hipotálamo aquel tufo, mezcla inefable de humedad, sudor y cañerías".

Templo de la Movida. Hogar berlanguiano. Agujero almodovarista. Santuario postmoderno. Refugio de raros. Faro de occidente. Nadie dice que no.

Pero el Rockola olía a culete.

5 comentarios:

  1. Pues como otro garito que yo me sé...donde la gente se xxxx y se xxxx...

    ResponderEliminar
  2. kimera nakachian en feo, que ya es dificil!
    http://www.youtube.com/watch?v=Y7JsUZfqrVM

    ResponderEliminar
  3. Ya sabéis que yo sólo soy fan de ese garito de los indis viejos y sudorosos llamado...

    ResponderEliminar
  4. Cantando: “Calamares por aquí, boquerones por allá”. Lo mínimo es que oliera a fritanga…

    ResponderEliminar
  5. Joder, y la Vía Láctea, amén de garrafón, tiene un tufo considerable también. A la Movida le faltó oreo...

    ResponderEliminar