lunes, 5 de abril de 2010

El triunfo de la Gallardonidad (y los aros de cebolla de la Cafetería HD)



"No sé si comprarme un Antonio López o un abanico"


El Milodón cierra los ojos y aún escucha cornetas y tambores. Después de haberse dejado llevar con buen ánimo por las costumbres celtibéricas y haberse bebido unos cuantos litros de limonada (un brevaje muy Luiscarandelliano, consitente en vinaco más bien ramplón aderezado con frutas, azúcar y canela - me agarro un pedo de nuevo de sólo escribirlo) regresa de las vacaciones con el cráneo en forma de capirote. Y feliz de haberse reencontrado con el bizarrismo que aún campa a sus anchas en muchos pueblos de esta de nuestra piel de toro.

Aquí el Hombre: subió la Gran Vía desde Banco de España hasta Callao en pleno mes de agosto y así se quedó.

Pero ayer a eso de las once de la noche, justo cuando al Milodón se le estaba poniendo la cara de una talla de Juan de Juni, con los ojos así vueltos para arriba, de recordar algunos rituales tradicionales de la Semana Santa (algunos de ellos tan paganos como ese de jugar a las chapas) va el alcaldísimo de esta la capital de EspaÑa, Albertito Querido, y con un tortón en forma de alegato en pro de la modernidad le baja de su nube folklórico-telúrica .

Se cumplen 100 años de la Gran Vía y dice el Alcalde en un editorial firmado en el diario ABC, que esta avenida y sobre todo las obras que la hicieron posible -y que en su día fueron tan denostadas- representan el triunfo del progreso.

Hay que ver lo que te gusta una obra, Albertito.

Alfonso XIII mirando unos planos de la M30

Habla Ruiz-Gallardón del comercio, de la sociedad de servicios, de las industrias culturales, del ocio y del entretenimiento. En un su frenesí laudatorio cita ora los cines, ora las librerías, ora los teatros, ora los musicales, ora...
Ora por nosotros, Carlos III.

Porque si lo que actualmente uno se puede encontrar en La Gran Vía son las "flores nuevas y valiosísimas que la Gran Vía ha dado como primicia a los españoles durante decenios, combinando exigencia y prestigio, y también, como es ley en Madrid, sencillez" (sic) es el momento de irse encomendando a alguna talla de madera...

No será el Milodón quien niegue la condición de la Gran Vía como hervidero. Hervir, hierve. Sobre todo el sábado por la tarde. Pero si le pasamos un plumerito rápido a la pátina de romanticismo e intentamos no escuchar a Juan Cruz hablando de Ava Gardner, en seguida descubrimos que lo que bulle no es vida sino:

  • Multinacionales -del vestir y del comer- presentes en cualquier ciudad mediana o grande del mundo que han copado los locales con más valor histórico (y que al menos han salvado a esos locales de la pira, todo sea dicho).
  • Tiendas de souvenirs desangeladas en las que la luz de neón es el detalle más sutil.
  • Cafeterías impersonales pertenecientes a cadenas también multinacionales (vaya por delante que en esta categoría no se incluye el Nebraska).
  • Teatros con musicales franquiciados (e infumables).
  • Cines (aquí no hay ni un pero)
  • El Palacio de la Música cayéndose a trozos.
  • Un rosario de pensiones sobre las que da muchos escalofríos y bastante asquito pensar.
  • El siempre surrealista, incomprensible y hortera escaparate de la Fundación Telefónica.
  • Ah! Y se nos quedaba en el tintero esa cosa llamada Museo Chicote (¿A que nadie se le ocurre que el Kat'z Delicatessen, la charcutería con más carisma de Nueva York, se llame Museo de Katz's Deli?)
Todo esto, como dice Gallardón, es muy moderno, efectivamente. Moderno: "Perteneciente o relativo al tiempo de quien habla".

La musa, esa fulana

La Gran Vía es un engendro de nuestro tiempo. No porque haya putas. Ni porque sea ruidosa. Ni porque brillen neones. Ni porque actúe en sus teatros Loreto Valverde.

Es un engendro porque le han borrado la personalidad.

Y por esto, el Milodón, que es un enamorado confeso de esta ciudad aprovecha este post para recomendarles que vayan un día a cenar o a comer a un sitio con mucha personalidad. Se llama HD. Es una antigua cafetería de los años sesenta que acaba de ser reformada. Los dueños han respetado el interiorismo y la decoración pero han añadido unos camareros muy guapos. Han hecho que el sitio parezca muy moderno y a la vez ranciete. Han hecho que el sitio sea encantador y molón, pero sin caer en la gentrificación. Han resucitado un lugar que de otro modo estaría más muerto que los Cines Rex.



Detalle de calidad: ponen unos aros de cebolla (que se mojan en una salsa de vinagre y miel) que representan el triunfo de la modernidad, pero a saco.

9 comentarios:

  1. La Gran Vía como símbolo de Madrid... me parece que a Gallardón se le está yendo la pinza un poquito con tanta obra y tanto alardear.

    Sabes que.. en los tiempos de nuestros padres.. hicieron una redada en el Casino de La Pons y pillaron al Gobernador Civil de León jugando a las chapas?
    Obviamente, la redada quedó anulada.... Cosas del régimen...
    Y que a el abuelo del Milodón le pedían adelantos los mineros para poder jugar a las chapas? Y sus mujeres le pedían que, por favor no les diese el adelanto que si no, no tendrían para comer durante todo el mes.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico Alfonso XIII mirando los planos de la 'M30'. Risas a mandíbula batiente. Tranquiliza encontrar a más seres críticos con el 'eco'sistema carca que nos rodea. bravo.
    probaré a su salud esos aros de cebolla que nos recomienda. ¿hay camareras guapas también?

    ResponderEliminar
  3. Aquí un fan de la Gran Vía (de la actual y de la pasada) abriendo el capítulo de agraviados

    ResponderEliminar
  4. Como echo de menos Madrid Rock!!! Se han cambiado los vinilos por los top´s de lentejuelas de los Ramones.

    ResponderEliminar
  5. Milodón, haz un especial chapas. el inframundo!

    ResponderEliminar
  6. Mariu, qué fuerte lo del abuelo del Milodón!
    Especial chapas un día de estos, prometidos.

    Mate, la verdad es que no me he fijado en las chicas del HD. Pero como estará el Milodón de clienta, seguramente, chicas guapas habrás
    :P


    Vilquer. Argumente. Por favor.

    Berti's, recemos para que no cierre la tienda de regalos de los Butragueño.

    ResponderEliminar
  7. Pues eso, una calle desangelada como reflejo de una ciudad en la que hay que rascar para volver a encontrarle en ángel...

    ResponderEliminar
  8. tu que vives en el reino, sabes q le pasa a j.pablos?

    ResponderEliminar
  9. pepotes! no tengo ni idea... no sabía que le había pasado algo!

    ResponderEliminar