lunes, 1 de marzo de 2010

Esto lo arreglamos entre todos (¿de verdad de la buena?)

Tranquilidad y buenos alimentos

En 1939, cuando la Segunda Guerra Mundial estaba a punto de estallar en Inglaterra y los pobres londinenses aún no tenían ni idea de qué coño significaba la palabra blietzkrieg ni eran conscientes todavía de las noches de pirotecnia que se les venían encima, Jorge VI (el padre de la actual Te das Queen, Isabel II) encargó al Ministerio de Propaganda que diseñase, editase y distribuyese por el todo el país unos carteles escuetos, muy claros y con un mensaje muy directo cuyo fin era infundir ánimos y moral entre la población.

Unos, como éste que veis aquí arriba decían "Keep calm and carry on" (Mantened la calma y aguantad), en otros se leía "Your Courage, Your Cheerfulness, Your Resolution Will Bring Us Victory" ("Vuestra valentía, vuestra alegría, vuestra resolución, nos traerá la victoria") y un último rezaba: "Freedom is in Peril" ("Nuestra libertad está amenazada).

En los últimos días las marquesinas de Madrid se han llenado de unos misteriosos carteles negros con grandes letras en blanco en los que se puede leer:


Si visitáis el sitio web tan profusamente publicitado en toda la ciudad comprobaréis que se trata de una "iniciativa" (?) puesta en marcha por una fundación llamada Confianza (qué sutileza) que defiende que quiere arreglar "esto" (?) y que no va a esperar que nadie lo haga por ellos (?). Sostienen los señores anónimos de la Fundación Confianza que la crisis (parece ser que era a "eso" a lo que se referían al decir "esto") no sólo está ahí fuera "sino también en nuestras cabezas" (???).

No sé si vosotros comprendéis algo, pero por el número de interrogantes salpicados en las últimas cuatro líneas ya intuiréis que el Milodón no entiende absolutamente nada.

La primera cosa que suscita una curiosidad infinita al Milodón es quién coño, si no se trata del Gobierno de España, tiene dinero suficiente para pagar un despliegue publicitario de semejantes dimensiones en plena crisis (uy, perdón, que ahora se le llama "esto").

No os preocupéis, que la hipoteca os la paga Devon Miles

La segunda cosa que le parece infinitamente curiosa al Milodón es que esta entidad -más misteriosa que la Fundación para la Ley y el Orden de El Coche Fantástico- haya sido capaz de reunir a gente realmente simpática y aparentemente de bien (gente que normalmente nos hace reir y nos cae simpática) para decir semejante retahíla de gilipolleces bienpensantes:

"Yo creo en la palabra arreglar", dice Romay.

"El miedo multiplica la crisis", dice Juan José Millás.

"Hay que verlo como que es posible", suelta Pau Gasol.

"Si nos unimos, no va a haber nada que no podamos arreglar", apostilla Andreu Buenafuente.

Y por último (bueno, en realidad, a lo primero) una señora anónima que representa al hombre de la calle, al ciudadano de a pie, al pringao, vamos, se queja:

"Llevamos ya demasiado tiempo oyendo mensajes negativos".


Cuando uno finalmente descubre que esta iniciativa la han puesto en marcha las cámaras de comercio de todo el país y las principales empresas del Ibex35, uno empieza a comprender todo. O mejor dicho, uno empieza a atar cabos. Porque la verdad es que no hay quien comprenda que nos quieran hacer tragar esta pamplina reduccionista, abstracta e ilusoria según la cual hay más de cuatro millones de personas sin trabajo en España porque no somos capaces de concentrar cantidades suficientes de wishful thinking.

Gracias por las toneladas de buenos sentimientos, por los mensajes buen rollistas. Gracias por hacernos notar que estamos hasta los huevos de ver a nuestros hermanos y amigos luchar contra los elementos, esperar la llamada de una empresa, pelearse por la liquidación.

¿De verdad lo vamos a arreglar entre todos?. ¿Entre todos vamos a repartir los bonus de los altos ejecutivos?, ¿entre todos vamos a cobrar los beneficios de cada ejercicio?, ¿entre todos vamos a quedarnos los restos de la batalla de la burbuja inmobiliaria?. ¿O se trata más bien de que, ahora que le véis las orejas al lobo, ahora que el tsunami está a sólo dos horas de la costa, ponéis a funcionar cínicas alarmas, amigos del Ibex35?. Si todo es cuestión de buenos deseos, parece ser que vosotros tenéis de sobra. ¿Por qué estáis preocupados?

Gracias por intentar inventar el nuevo Yes We Can. Lo sentimos, a algunos no nos convence esta sensiblería burda y esta forma tan rastrera de poner la mierda en el ventilador. Leo Bassi estaría orgulloso de todos vosotros.

Adorad al sabio de Barbate y no a falsos ídolos, mamones

El rey Jorge VI encargó aquellos carteles que eran "una declaración de deberes individuales de cada ciudadano" sólo unos días antes de que empezara la Segunda Guerra Mundial porque sabía que lo que se le venía encima a su gente.

¿Qué saben los del Ibex 35?

10 comentarios:

  1. gracias por traerme a la memoria en esta mañana de un martes reguleros a devon miles
    gracias gracias gracias!

    ResponderEliminar
  2. Calleja for President! La dulce música de la pamplina...

    ResponderEliminar
  3. Querido Milodón:
    Se lamentaba un amigo cronista taurino, cuando una corrida acababa mal, con el respetable poco respetuoso, que la gente había terminado arrojando las almohadillas, pero sin puntería. En este blog desastado pero cada día más castizo, desde luego, no falta puntería. Ni cornadas sin hilo.

    ResponderEliminar
  4. esto lo arreglais vosostros que para eso la jodisteis, hijosdeputa (engloboenelultimoterminoalatotalidaddelaclasepoliticapatria)

    ResponderEliminar
  5. Tapir, qué ojazos el señor Miles, por Dios!

    Olga Zana, Calleja el de los cuentos? O el otro que tú y yo sabemos?

    Jasmín, sabes que si algo me sobra es, desgraciadamente mal jerol acumulado en la redacción a lo largo del día.

    Vero, ¿me quieres?

    Stussi, a veces me dan ganas de mudarme de país, as you did.

    ResponderEliminar
  6. Calleja el de los cuentos, para el cazurro el desafío es demasiado extremo... aunque te empeñes en llamarme cosas raras... yo soy Berti´s, y nada tengo que ver con señoras de nombre ruso.

    ResponderEliminar
  7. Te quiero mucho milodonina, you know it¡

    ResponderEliminar
  8. Y a mi que me pareció estupenda durante unos días... AY DIOLA!

    ResponderEliminar
  9. no te preocupes mortimer, a mi me pasó lo mismo

    ResponderEliminar