lunes, 22 de febrero de 2010

El fantasma de la moda (y la ironía de Vampire Weekend)



Tito es un amigo del Milodón que no es nada fashion victim. Por eso, cuando el Milodón le habló hace dos semanas de Vampire Weekend no tenía ni idea de quiénes eran. Una de dos: o había estado viviendo aislado en una cabaña de La Pedriza los últimos tres años o había estado demasiado ocupado repasando los discos de Fugazi y Bedhead. Resultó ser la opción slow-core.

Al Milodón le parece bien la pasión de Tito por las guitarras pesadas pero semejante laguna en la educación musical de cualquier Joven Castor puede considerarse una agresión contra los derechos fundamentales del ser humano. Porque el debut de Vampire Weekend ha sido lo más grande desde el polo Drácula.


Chúpate esa

Tito escuchó el debut de marras y como no podía ser de otra manera, se quedó impresionado. Pero hizo un objección que después haría reflexionar al Milodón: "No entiendo por qué visten como pijos".

El Milodón se puso el vídeo de ese temazo, A-Punk, o mejor aún, el de Oxford Comma y pensó: "Bien. Sí. Correcto. Visten como pijos". Polos Lacoste o Ralph Lauren, pantalones de pinzas, náuticos. ¿Por qué? ¿Lo entendía el Milodón? En el primer round de ideas se le ocurrió que quizá se trataba de un intento de ridiculizar una indumentaria que representa un segmento social (los pijos o "preppies") que les causaban mucha risa y bastante desprecio.

Ironía, le llaman.

Qué manía con poner a caldo este disco. ¡Que no está tan mal como dicen por ahí, ni mucho menos, coño!

Y por cierto... ¿vosotros tuvisteis uno de estos?


Pero en el segundo round elucubrador pensó que a lo mejor lo que pasaba es que en realidad la estética de los pijos siempre les había encantado a estos chicos de Vampire Weekend y la ironía era el vehículo perfecto, la excusa ideal, para por fin lucir unos pantalones chinos Dockers con todas la de la ley. En el tercer asalto, y después de documentarse un poco, se dio cuenta de que puesto que estos chicos estudiaron en Columbia y pertenecen todos a clases sociales altas son en realidad unos pijos ellos mismos y exagerando los rasgos de algo que son, lo rechazan y lo abrazan a la vez. Una forma de decir que no quieren decir lo que quieren decir lo que no quieren decir que
quieren decir... (periodo).

¿Vosotros creéis que a estos les gustan Vampire Weekend?

Acaba de terminar la Semana de la Moda de Madrid. Ya sabéis, esa representación teatral en la que periódicamente las instituciones públicas junto a una serie de diseñadores privilegiados le hacen creer a toda España que existe una industria patria del vestir. Ese lugar donde se le rinde culto a la construcción de la identidad a través de la indumentaria. Observando la coreografía sibilina de los relaciones públicas que saludan a los periodistas, de los periodistas que besan a los líderes de opinión, de los líderes de opinión que se codean con las celebrities, de las celebrities que son agasajadas por las relaciones públicas (y vuelta a empezar) el Milodón pudo atisbar, así un poco de lejos, las razones por las que a Alexander MacQueen le entraron ganas de suicidarse.

"¿Quién da la vez?"

No se puede convertir la ironía, el sí pero no, la vuelta de tuerca y el decir que no quieres decir lo que quieres decir porque quieres decir lo que no quieres decir (y así sucesivamente) en una forma de vida y no esperar daños colaterales.

No se puede uno vestir como un niño bien de los Hamptons y no esperar que le acusen de niño en de los Hamptons. Es el fantasma de la moda. Coquetear con él es peligroso. Pero tan divertido...



Por cierto, cuando Vampire Weekend vengan a tocar (el próximo día 28) a Madrid, el Milodón les va a invitar a ir a un lugar llamado Shabay. Se van a enterar de lo que es un pijo.

4 comentarios:

  1. yo quiero ir a vampire...a ferrol no llegan esos eventos!

    ResponderEliminar
  2. jeje, pepotes, ya verás, ese tema lo abordo en mi próximo post...

    ResponderEliminar
  3. Y ahora una cuestión: Teniendo en cuenta que el debut de Vampire Weekend para mí fue uno de los discos de la década, cómo te quedas con el segundo?

    Yo aclaro mi postura ya: Sólo me gusta Cousins y Horchata me hace gracia. El resto me parece...jare...lo diré...una mierda

    ResponderEliminar