domingo, 17 de enero de 2010

Procrastinando (Yoko Ono, Alex Ross, Los Claveles y el siglo XXI)

"Hola. Soy la mente maligna tras el virus Malware Defense"

La culpa de todo no la tiene Yoko Ono, sino Don Draper. Si no fuese por el hombre más guapo del planeta tierra, el Milodón no habría estado un sábado a altas horas de la madrugada metido en TV Shack, una web donde se pueden encontrar cientos de películas y series en streaming y en versión original. Una web donde también se pueden encontrar virus troyanos que se meten en tu ordenador, se hacen pasar por tu antivirus y te hacen destrozar tu disco duro de una forma absolutamente voluntaria.

Hay qué ver con qué alegría le daba el Milodón a todos los síes. ¿Desea usted actualizar? Sí ¿Desea usted añadir mejoras? Sí ¿Desea usted hacer papilla cinco años de trabajo, perder sus datos y mandar al garete todas esas aplicaciones que, aunque ridículas, a usted le hacían la vida tan fácil (el Thunderbird de Mozilla lleno de mensajes inolvidables, por ejemplo) y que probablemente no conseguirá recuperar jamás? Sí, sí, ¡sí!. "Venid a mi, oh, Hackers hijosdeperra, y ponedme el culo como la bandera la Armada Imperial Japonesa" parecía decir ese dedo travieso, que clic tras clic asentía y asentía en la instalación de algo llamado Malware Defense.

El resultado: una semana sin un ordenador propio y un formateo de estos que te hacen comprender el significado del latinajo tabula rasa.

¡Shake, Shake, Shake! ¡Shake your booty!

Los más listos pensaréis que si el Milodón hubiese tenido un Mac en lugar de un PC, no le habría pasado nada de esto. Y quizá estéis en lo cierto. Pero el Milodón os dirá una palabra: panoja.
Con lo que cuesta un Power Book el Milodón viaja a China en business, se pasa allí una semana haciendo turismo, se compra los mejores componentes del mercado para ensamblarse un laptop bala en un taller de Madrid. Y Olé.

En cualquier caso, el Milodón pensó que unos días sin conexión en casa y sin un teclado sobre el que volcar frustraciones serían incluso sanos. Pero se equivocaba. Su grado de dependencia de la red de redes es ya irreversible. Y se encontró procrastinando en favor de Internet. Esto es: aplazando actividades hasta el regreso del Dios Wee Fee. El colmo.

"Hola. Soy Alex Ross, el crítico musical del New Yorker. Si mi mirada os parece un poco ladina es porque
estoy algo mosqueado con Yoko Ono y su Malware Defense, que me destrozó el disco duro con el primer borrador de The Rest is Noise dentro"

Una de las tareas que ha aplazado el Milodón es la lectura de El Ruido Eterno (en inglés, The Rest is Noise), un ensayo apasionante escrito por el crítico musical del New Yorker, Alex Ross, que recorre la historia del siglo XX a través de su música clásica "desde la Viena de antes de la Primera Guerra Mundial hasta el París de los años 20. Desde la Alemania de Hitler o la Rusia de Stalin al Nueva York de los años 60...". Fácil de leer, adictivo, enormemente didáctico, consigue trenzar grandes hitos musicales con anécdotas curiosas y reveladoras de cada momento histórico y sus protagonistas. Muy recomendable.

"Hola, soy un libro cojonudo y podéis encontrar muchísimas copias de mi en la FNAC"

Para su disfrute integral es mejor seguir la guía de audio que el propio autor ha creado con el fin de que el lector no se pierda cuando se habla de cosas como "naturales harmónicos" y tal. Gracias a esta guía de audio el Milodón ha comprendido qué es una triada y ha descubierto que hay un intervalo en música llamado "Diabolus" que pone de la mano a Black Sabbath con Leonard Bernstein. Pero para seguir la guía de audio hace falta Spotify y banda ancha para un streaming feliz. Y para el Spotify y el feliz streaming hace falta... ¡Internet!

Vosotros, como Luis Cobos en el último Celebrities de Muchachada Nui, diréis que tampoco pasa nada por no haber podido seguir leyendo El ruido eterno, porque "la música clásica está bien, pero no es el recopetín".



El Milodón os dice que si toda la música descargable fuese como la que se pudo escuchar en el concierto al que acudió este fin de semana -donde, por cierto, oficiaba de pinchadiscos Joaquín Reyes, o un señor de gorra y bigote que se le parecía mucho-, a lo mejor no urgiría tanto recuperar la conexión.

"Hola, soy lo mejor de este evento: el diseño gráfico del cartel"

PD Gracias, Güe, por formatearme el ordenata.

8 comentarios:

  1. espero ansioso un CELEBRITIES con... JULIAN RUIZ!
    critico musical y listillo...
    pontelo poselo, no te contagies

    ResponderEliminar
  2. Buenas,
    es cosa mía o me está llamando listillo?

    A mi Julio Ruiz me cae muy bien!

    ResponderEliminar
  3. Ah! NO! ESO SÍ QUE NO!! Me estás comparando con este tío
    http://www.m80radio.com/media/200804/01/20080401_169_m80.jpg
    En mi propia casa?
    Muy mal, Pepotes!

    ResponderEliminar
  4. la verdad que el celebrities de luis cobos es la monda, pero joaquín reyes es tannnnnnn tannnnnnn importantito que ya ni veo muchachada.....una pena

    ResponderEliminar
  5. Primero, me alegro de que el espiritu del Milodon siga vivo.
    Segundo, eres una mitica "kateti" que instala todo lo que se le pone por delante, tienes que leer mas el blog del Chaly...
    Tercero, conectado al segundo, tienes un typo.
    Donde dice "el Milodón ha comprendido qué es una triada" deberia decir "el Milodón ha comprendido qué es una *tarada*"

    Un beso mona!

    ResponderEliminar
  6. ¿Ni un poquitito te gustaron Los Claveles?

    ResponderEliminar
  7. Joder, ojo a esto: me leí tu texto, me puse a descargar un capítulo de How I Met Your Mother y al terminar empezaron a saltar ventanas de alerta y un antivirus que no había visto nunca me pedía actualización. Me acordé de tu caso y no acepté mientras salvaba todos los archivos que podía, reinicié y nunca máis

    Resumiendo, que me salvó los archivos el haber leído al mylodown

    ResponderEliminar