martes, 29 de diciembre de 2009

El mejor disco de la década. Emilio José (o la morriña que no fue)

2010, Año Jacobeo. Jaco veo, jaco quiero.
Dice Albertito, un buen amigo del Milodón, que la afirmación de que en Madrid el cielo tiene un color tan especial que se podría patentar y hacer un Pantone con él es sólo una estrategia de los promotores inmobiliarios, que quieren vender más pisos a costa de esa falacia. No sé qué opinaría Goya de tal teoría conspiranoica.

¿Cuál se os parece al cielo de Madrid?
El caso es que estos días en Madrid el cielo está muy gris. Hace un ventarrón del demonio. Llueve sin parar. Y, al margen de lo que opine Albertito I El Polemista -y a pesar de las muy profusas luces navideñas que adornan todas las calles- la ciudad así pierde muchos enteros. Porque, seamos francos, las cañas aquí se tiran muy bien, pero si al salir del bar el pelo se te encrespa, pues te quedas en casa, te pillas una birra de la nevera y sufres menos por tu aspecto externo. Y si te tienes que quedar en casa, habiendo conexión wi-fi y con la última temporada de Los Soprano aún por ver (sí, lo sé, yo tampoco entiendo cómo es que aún no la he visto), ¿cuál es la diferencia entre Madrid, y, pongamos... Lugo?

Y ya que el Milodón se sincera, de paso os dice que hay sitios donde llueve lo mismo que aquí estos días, pero encima la comida deliciosa es mucho más barata, no hace falta usar el transporte público para moverse y las playas son mejores.

¿Qué din os rumorosos na Pradera de San Isidro?

Si quisiéramos lluvia a tutiplén nos iríamos a Galicia. Y en Galicia ya estuvimos, ¿eh?. Una década y tres años, para ser exactos.

Si el Milodón tuviera que resumir lo que fueron esos trece años, o bien escribiría un tratado socio-etnográfico-autobiográfico de 1.500 páginas, o bien se quedarían sin palabras. Pero afortunadamene un chico que se hace llamar Emilio José, nacido en Quins (Concello de Melón), ha compuesto y escrito las canciones de un doble disco titulado
Chorando Apréndese. ¡Bien!.

Emilio José, como Anntona, tenía un grupo (Apeirón, un tostón). Pero se animó a montárselo a su bola y le salió muy bien la jugada.

Este es uno de sus temas más efectistas (resultón que dicen por ahí). Quizá os predisponga negativamente, sobre todo si tenéis cierta tendencia al prejuicio, pero al Milodón esta canción le empujó irremediablemente a escuchar el resto de la obra EmilioJosiana.




Chorándo apréndese es para el Milodón el disco de la década porque resume su década en Galicia. A saber:

  • Las clases de economía de Xosé Manuel Beiras en el aula fría y enorme de la facultad de Xornalismo. Las clases de "normalización" lingüística a las ocho de la mañana (aquel aula también era grande y aún más fría).
  • Manolo Rivas Barrós blandiendo un toxo en el aire cuando su hijo Martín aún se llamaba Martiño (que manda huevitos lo del niño. Y yo "normalizándome"...)
  • Tardes de invierno interminables en una vivienda de novísima construcción a las afueras de Santiago de Compostela -barrio de Conxo- asomados a una autopista. Eucaliptos y grúas. Coches pasando.
  • Mañanas caminando entre maizales para llegar a un garaje sin calefacción que se hacía llamar "productora audivisual". Economía sumergida. Política emergida.
  • La marea negra del Prestige.
  • Fraga. El PP. "Son sólo unos hilillos". El muñeco/monstruo de Fraga que había en la sala Nasa. Hai que botalos. Ramón Torres Freitas (Mon, te quiero y pienso en ti todos los días. Seguro que estás en el cielo tomándote una Estrella).
  • Subvenciones. Ayudas. Becas. Informes. Funcionarios. Estudiantes. Nuevos ricos. Jazz. Dado-Dadá. Licor café. Bloque (de hormigón). Bloque (Nacionalista Galego). Carteles de Husqvarna. Eucaliptos, grúas.
  • Ese mundo deslabazado, rural y a la vez post industrial, donde los referentes de la cultura pop y los tótems de la alta cultura se superponen con el folklore ancestral, ni para bien, ni para mal. Cero grados.
  • Aquellas elecciones que nos hicieron pensar por algunos meses que no habíamos sido idiotas por creernos el altermundismo. Eucaliptos. Grúas.
  • Las hogueras de San Juan. El beso del mar. La arena tan suave.
  • Aquel spot de televisión que convirtió la imbecilidad en virtud (ya se sabe, una mentira dicha muchas veces se convierte en una verdad).
  • La lluvia, claro. La lluvia, siempre. Como los eucaliptos y las grúas.
  • El amor no correspondido por un país imposible que al final tienes que dejar atrás. Y estas palabras de Federico Luppi.




Si no habéis entendido nada, no os preocupéis. El Milodón tampoco entendía a Galicia. Y no por eso la quería menos.

Y ya para terminar. Desde aquí el Milodón desea hacer público su desacuerdo con esa sentencia maldita que es "De todo se aprende" (Chorando apréndese). No se aprende nunca.

Que salga pronto el sol en Madrid, por favor.

6 comentarios:

  1. ayyy, el muñeco monstruo blandito de la sala nasa...
    y los cafés en noia no te olvides, jejeje

    ResponderEliminar
  2. Pues como no se aprenda, querida, como sólo sirva para sufrir cual perra... mejor colguémonos de un pino. O de un eucalipto. O de una grúa, mejor...
    Precioso post. A mí el maloseránismo me gustó... aunque no conozco Galicia, claro está!

    ResponderEliminar
  3. Meeeri! Se aprende, pero quedan trazas de resentimiento y amargura por una larga temporada. Aunque luego vuelve a la circulación una versión mejorada de nuestro Yo. EL SUPERYOOO!!

    Entiendo que te gustase lo del Malo Será, pero a mi me da mucha rabia que un país asuma la resignación hasta con orgullo. Eso si que non!

    ResponderEliminar
  4. Rachel me ha encantado este post...Realmente bien escrito. Congrats¡ Te veo en Madrid muy pronto. Me suena bastante lo de la nostalgia y los países que no son... :)
    Besazos¡

    ResponderEliminar
  5. este disco es muy bueno, y lo que tiene este rapaz en su my space (los EP's de 2008) mejor. una revelación. eso sí, estoy contigo en que no sé qué veía la gente a su antiguo grupo, apeiron. rollo. feliz año, milodoner!

    ResponderEliminar
  6. Totalmente en desacuerdo con lo de Apeiron... Nena, ese grupo marcó mi existencia en Santiago. Lo escuchaba muchas noches para dormir y mis sueños eran maravillosos gracias a eso!

    Me parece una genialidad!

    ResponderEliminar