jueves, 26 de noviembre de 2009

Aquello de la imagen y las mil palabras


La portada del disco de Los Claveles habla a gritos de lo que es Madrid dentro de España. Y al Milodón el Edificio España (monumento a la autarquía, que en la ilustración se localiza entre la Torre Madrid, a la izquierda, y el Edificio Telefónica, a la derecha) siempre se le ha parecido mucho al de los Cazafantamas.

Y hablando de angustia mastodóntica, aquí podéis ver La Cabina -la obra maestra dirigida por Mercero e interpretada por López Vázquez-. El link es cortesía de Papel Contínuo.

4 comentarios:

  1. Pauli me contó, cuando estuvimos comiendo los famosos tallarines del rey del tallarín en la plaza españa, que está totalmente vacío por dentro, y me dió un miedo...!!como tal mole puede estar vacía en pleno centro de madrid???
    investiga.

    ResponderEliminar
  2. El otro dia a raiz de su huelga de hambre le estuve yo dando vueltas a la cosa del comer. Los holandeses sobreviven comiendo casi-exclusivamente pan integral y queso; y nos, nos pierde la gula y la cocina buena. Es el protestantismo? La falta de materias primas? Lo hacen para solidarizarse con el hambre en el mundo? Pecamos cuando comemos?

    ResponderEliminar
  3. Marta, parece ser el que el Edificio España pertenece a Don Emilio. Y por lo visto el año que viene va a venderlo por trocitos que ha convertido en viviendas (esos eran sus planes antes de la crisis). He leído en un artículo de El Mundo, que la rehabilitación está siendo una pesadilla porque es gigantesco (28 plantas y 4.600 metros de superficie) y los vecinos que han vivido allí han hecho muchas obras ilegales, derribando muros originales etc. así que los planos del edificiio no se parecen en nada a los originales. Dicen que en la planta 14 hay un fantasma y (esto te va a encantar) que los ascensores (32 aunque en la actualidad sólo funcionan 6) se mueven de arriba a abajo a su antojo. Felices sueños!

    Stüssihof, yo diría que la cosa es una mezcla de materias primas y ética. Hace dos semanas tuve a un invitado belga en casa y le parecía obscena la exhibición pública de la comida (jamones, chorizos, calamares, boquerones, patatas bravas...) que se hace en Madrid. También se escandalizó de que hablásemos de comida comiendo y de lo mucho que le deleita a servidora comer.

    Algunos antropólogos dicen que lo de cocinar y comer fue lo que nos hizo humanos (un tío que se llama Faustino Cordón hizo todo un tratado sobre el tema en un libro que se titula La cocina hizo al hombre) pero efectivamente yo creo que la gula es un síntoma de decadencia.

    Una cosa que pienso muchas veces es que cuando éramos niños, jamás pensábamos en comer o en la comida como algo realmente placentero. Así que no puedo evitar relacionar comer con pecar. Pero igual eso es porque estudié en colegio de curas... :-P

    ResponderEliminar