jueves, 29 de octubre de 2009

Las Piscinas


Esta señora, Doña Carmela Arias y Díaz de Rábago, Condesa de Fenosa, falleció el pasado martes. Por motivos que no tienen que ver con que fuese la primera mujer que presidió un banco en España o que haya dejado toda su fortuna personal a una entidad sin ánimo de lucro, al Milodón siempre le ha producido una enorme fascinación su figura.

La primera razón, es que, de todas las personas que históricamente han formado parte de la escena pública gallega, Doña Carmela Arias y Díaz de Rábago, Condesa de Fenosa, a pesar de ser una coruñesa ilustre, es la que al Milodón (que fue gallego muchos años) siempre le ha parecido la más madrileña de todas.

Ella, que presidió el banco más importante de Galicia, el Pastor, se llamaba Condesa porque Francisco Franco (otro gallego muy madrileño) le concedió el Condado de las Fuerzas Eléctricas del Noroeste Sociedad Anónima a su esposo, Don Pedro Barrié de la Maza. Él, además de guardaespaldas personal del caudillo y financiero del bando nacional durante la guerra, fue presidente o promotor de Astano, del ya mencionado Banco Pastor, de Gas Madrid, del Balneario de la Toja o de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (ciudad natal del Milodón).

El Milodón no puede evitar imaginarse a Don Pedro por los pasillos de los ministerios madrileños a finales de los años cincuenta.

¿No echáis nada en falta en esta foto?

El segundo motivo para la fascinación, tiene que ver con una historia que su amigo Breogán le contó sobre Doña Carmela. Breogán es de A Pobra do Caramiñal, una localidad coruñesa donde la Condesa de Fenosa señoreaba en los veranos un Pazo llamado Casa Grande de Aguiar. La construcción, como supondréis, era una de las más imponentes del pueblo. Con su porte de piedra, propio de un castillo, alimentaba la imaginación voraz de los niños, que en las tardes de estío se arremolinaban alrededor de sus altos muros sólo para poder escuchar el gorgoteo del agua de su piscina (un bien exótico en un pueblo a orillas del mar). Le contó Breogán al Milodón, que había en el pueblo el rumor de que la Condesa, que nunca había tenido hijos con el Conde, adoraba a los críos. Por eso, algunas tardes, invitaba a algunos privilegiados a bañarse en aquella piscina tan deseada. El refrescante chapuzón no era el único obsequio con que les agasajaba. Le contó Breogán al Milodón, que la Condesa lanzaba puñados de monedas de quinientas pesetas al agua. Los niños se lanzaban como locos tras ellas.

La Casa Grande de Aguiar de A Pobra do Caramiñal

La tercera razón por la que Doña Carmela fascina al Milodón tiene que ver con cómo supo reconducir ese amor hacia la juventud y esa afición dadivosa, a través de las becas que otorgaba su Fundación. Gracias a esas becas, amigos y seres queridos del Milodón han hecho en Berlín sus tesis sobre la caída del muro, se han convertido en brillantes diseñadores en Londres o han recibido el premio Eastman Kodak en Los Ángeles (todos estos, son ejemplos reales).

El cuarto motivo para la fascinación es en realidad un interrogante. Una pregunta que el padre de El Milodón apuntaba en casa cuando Don Pedro Barrié de la Maza, esposo de Doña Carmela y accionista de la Minero Siderúrgica de Ponferrada, salía en la conversación: "¿Cómo puede alguien hacerse llamar Conde (o Condesa) de las Fuerzas Eléctricas del Noroeste Sociedad Anónima?

El quinto y último motivo tiene que ver con las presas y los pantanos de Fenosa. Doña Carmela y Don Pedro, en amor y compañía, oyeron muchas veces eso de "Queda inaugurado este pantano". Juntos contribuyeron a la construcción de bastantes presas e inundación de algunos valles, con sus pueblos dentro, en aras de la industrialización de Galicia, que a estas alturas es, gracias a aquello, una potencia industrial peninsular (como todos sabemos).

Al Milodón siempre le han producido una fascinación morbosa -casi enfermiza- las presas, los pantanos y las piscinas. Como a los niños de A Pobra do Caramiñal y a los madrileños en verano.

La madrileña piscina de Puerta del Hierro a finales de los años 50. Extraida de Adn.es

2 comentarios:

  1. y esa historia nunca aclarada de la visita de los condes a la casa de Capitán Losada.

    ResponderEliminar
  2. ela marchou cando acabaron as notas de Negra Sombra... e que pasara agora con pazo de Fenosa?

    ResponderEliminar