domingo, 13 de septiembre de 2009

Fiestas de la Melonera



Ayer sábado, el Milodón abandonó "El Reino de las Wayfarer", es decir, Malasaña, para disfrutar de otras facetas de la noche madriñela.

Este fin de semana, en la Arganzuela, había un guirigay de atracciones y chringuitos dispuestos entre las obras de la M-30 que respondía al nombre "Fiestas de la Melonera". Como ya pudo comprobar el Milodón durante las Fiestas de La Paloma (en agosto), en Madrid, los chiringuitos verbeneros los gestionan con mucho brío las agrupaciones locales de los principales partidos políticos. Y como bien puntualizó un milodoniano amigo, es difícil comprender por qué la caseta más concurrida en este tipo de fiestas es siempre la de Izquierda Unida, si luego en las urnas la concurrencia es más bien escasita.

Las conclusiones (espúreas) son dos: 1 - A las fiestas de barrio madrileñas sólo van comunistas. B- Los comunistas tiran las cañas mejor.

Si por una razón son reseñables las Fiestas de la Melonera, no es por su ambiente típicamente rural -que transportó al Milodón a sus años de la juventud y de vaqueros remangados por los pueblos del Bierzo- o por el tufo a gallinejas y zarajos que impregnaba el ambiente. Lo que convirtió la Velada Melonera en un evento inolvidable fue la oportunidad de presenciar una operación de marketing sin precedentes: PopTour 2009. Es decir, Pablo Perea de La Trampa, Alberto Comesaña, los tipos de Tenesse (TODOS), Teo Cardalda y Bernardo Vázquez de The Refrescos cantando grandes éxitos de los ochenta y noventa en amor y compañía. Diría que nos hicieron pasar a partes iguales momentos de auténtica vergüenza ajena (Comesaña tocándole las tetas a una cantante)y momentos de pura gloria ("Aquí no hay playa"). Y que se jodan Arcade Fire.

Lo que el Milodón se pregunta ahora (tras una clarividente reflexión de la siempre grande Aguedina) es lo que se preguntaba cuando veía en la tele a Los Inhumanos: ¿cómo se reparte la pasta semejante elenco?. No me extraña que los ayuntamientos españoles no pueda saldar sus deudas.

Si le preguntaran al Milodón, diría que le diesen más parte a Bernardo de Los Refrescos. Iba vestido de una guisa lamentable: con un traje militar y unas gafas redondas de pasta blancas parecía el hermano mayor de El Neng. Él, que fue el verdadero pionero de las Wayfarer en este país, no tiene dinero para unas, ahora que están de moda.

2 comentarios:

  1. Me ahogo de risa... eres célebre!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Y nadie habla de las molestias que causan estas fiestas, porque a cuatro manzanas del parque, incluso en una habitación interior y cerrada, tengo que soportar los decibelios y no sé si podré dormir usando tapones para los oidos. No entiendo tanta potencia y tanto derroche, ni nunca ni en este momento en el que se habla de ahorrar y de proteger el medio ambiente. El que quiera caña que se ponga unos cascos.

    ResponderEliminar